• |
  • |

A todas partes lleva consigo una libreta sin renglones, de inmaculado papel color crema. Dentro de ella van líneas sorprendentemente rectas de palabras levantadas a mano, aunque pocas. Lo que abunda y cobra vida al doblar de páginas es un pueblo de dibujos, algunos más complejos que otros, unos que son “prácticas”, otros que simplemente son, que se agitan en ratos de distracción u ocio. El cuadernito es de Flory Luz Martínez Rivas, editora en la empresa donde trabaja, ilustradora “freelance” para empresas y organizaciones, y —nos lo hace saber con una sonrisa— “mangaka” o historietista.

La joven dibuja desde que tiene memoria. En la privacidad de sus discos duros posee cuantioso material que aún no ve la luz, en el cual trabaja y “busca su propio estilo”. En paralelo, dibujó junto con su colega Roberto Meneses los cinco volúmenes publicados del manga “La Gran Ova: la saga de los Héroes Egoístas”, de Francisco “Paco” Lezama. Aquí su entrevista.

Contanos acerca del manga nica “Los Héroes Egoístas”.

Bueno, es un manga cómico de aventura escrito por Paco Lezama y dibujado por Roberto Meneses y yo, que firmo como “Tsuki”, lo cual significa “luna” en japonés. El primer tomo se publicó en diciembre de 2008, cuando el autor tenía 18 años, y en la historia se mezclan elementos de varias mitologías con la manera de ser humorística y satírica de los nicaragüenses. Paco escribió catorce tomos y desea publicarlos todos. Hasta la fecha han salido cinco.

En la portada del primer tomo se ven varios personajes, ¿son héroes egoístas?

Sí. Son tres hombres y dos mujeres. Sus nombres son John, Isaac, Lance, Mia y Alice. Cada personaje quiere reunir la ova por cuestiones personales, para resolver sus propios problemas. No buscan resolver los problemas del mundo ni la vida del otro, lo hacen por razones egoístas, y de ahí el nombre de la saga. Son antihéroes, y eso es lo interesante.

¿Cómo terminaste ilustrando esta historia creada por un joven?

En Nicaragua hay muchos dibujantes, algunos de manga, así que tuve suerte de que me hayan recomendado como dibujante a Paco. Lo conocí, charlamos, y fui escogida para dibujar su historia. Me involucré mucho en los dibujos de los primeros 3 volúmenes, y ya en los dos últimos un poco menos, pero sí como diseñadora, diagramadora, rotuladora y también como correctora, porque soy fanática de la gramática y la ortografía. Cuando veo un error, tengo que corregirlo.

¿Por qué firmás tus dibujos de la saga con el pseudónimo “Tsuki”?

Lo saqué de uno de mis animé preferidos, “Sailor Moon”, y firmo con él porque yo busco mi estilo, el que trabajaré para mis obras; entonces, cuando vean mi nombre, Flory, quiero que lo asocien a ese estilo. Seguiré en el manga, muchos de mi generación crecimos con “Dragon Ball”, “Ranma ½”, “Sailor Moon” y “Los Caballeros del Zodíaco”.

¿A qué te referís exactamente con la búsqueda de tu propio estilo?

Busco mi propio estilo de dibujo, todavía no de historia, pero la idea es ser también la escritora de mis dibujos. Tengo algunas ideas y escritos, pero no me siento lista para publicar todavía. Yo no tengo plazos, tengo objetivos. Sé que algún día voy a sentir que es el momento correcto y voy a hacerlo.

Me llaman la atención las relaciones interpersonales. La psicología de las relaciones. Me gustaría atribuir a los diálogos esa profundidad. Precisamente uno de los animé que más me gustó fue “Death Note”.

¿Se puede progresar con el manga en Nicaragua, no sentís la necesidad de salir del país para aprender más?

Recientemente me postulé a becas en Fundación Carolina y estoy esperando respuesta. La mayoría de ilustradores en Nicaragua son autodidactas. En la universidad te dan algunas nociones de anatomía, pero uno las desarrolla realmente en la práctica.

La organización Libros Para Niños ha hecho esfuerzos para tecnificar a los ilustradores, ha realizado varios talleres. Yo participé en dos, en 2009 y 2011. Talleres de técnica de ilustración y técnica editorial. Trajeron a profesionales reconocidos, a Marta Peris, de España, y a la costarricense Vicky Ramos; pero falta que se haga más.

Vos dibujás con papel y lápiz, pero también en una tableta digital gráfica, ¿cuál preferís para dibujar?

Sí, mi “machete” es una Wacom Intuos, pero cuando dibujo algo a mano, al día siguiente lo veo y siempre me produce sentimientos. Al dibujar en digital las cosas me salen más rápidas, y por decirlo de alguna manera, más grotescas, caricaturescas, pero a la vez más limpias, porque al corregir en papel no siempre te queda limpio, en cambio en computadora presionás “Ctrl + Z” y se acabó, lo volvés a intentar.

¿Cómo ves dibujado tu futuro?

Aprendiendo siempre. Ahora expectante de la beca, luego de algo más. Me llena aprender. De hecho estoy aprendiendo diseño web en estos momentos, y me gustaría aprender sobre tipografía y animación.

¿Qué le espera al manga nicaragüense?

Cada vez se interesa más gente y muchos hacen esfuerzos para que se hable cada vez más del manga. Calculo que es imposible que esas iniciativas mueran sin más. Estoy segura de que el manga va por buenos caminos en el país.

Con buenas intenciones

Flory Luz Martínez

EDAD: 28 AÑOS

profesión: Diseñadora gráfica, editora, “mangaka”.

Flory Luz Martínez se describe a sí misma como conflictiva, pero con buenas intenciones, realista y al mismo tiempo arriba de los palos, de “cables en buen estado” (afirma que eso suele molestar a la gente), y asegura ser querendona a ratos.