•  |
  •  |

Para salir de lo que podríamos llamar turismo tradicional, decidimos hablarles sobre una práctica que cada vez gana más seguidores. Se trata del avistamiento de aves. Una experiencia sana, en armonía con la naturaleza y que requiere de pocos instrumentos para vivirla al máximo.

Uno de los lugares más cercanos a Managua y donde podés disfrutar de las aves es la reserva silvestre Montibelli, ubicada en Ticuantepe.

A este lugar se llega en unos 30 minutos y cuenta con un clima bastante fresco, por lo que rápido te lograrás olvidar del calor rutinario de Managua.

Según los administradores de Montibelli, en esta reserva se albergan unas 178 especies de aves y en todo momento permanecen ahí, inclusive llegan plumíferos desde otras partes del continente en los meses de agosto a noviembre, estas son las conocidas aves migratorias. Actualmente el ave que ha llegado a la reserva es la “reinita acuática cejiblanca”, que es bastante colorida.

Otras aves interesantes son la tangara y reinita en sus diferentes 39 especies, entre estas, una que se encuentra en peligro de extinción, la reinita ala dorada.

Entre los pájaros locales, podés encontrar los pequeños colibrís y pájaros semilleros; pero entre las más atractivas y que no deja de asombrar a los visitantes está el ave nacional: el guardabarranco.

Para realizar esta actividad, solo tenés que llevar tus binoculares y para inmortalizar el momento alistá tu cámara.

Impresionados

Quienes visitan el lugar quedan impresionados y encantados. En esta reserva no tenés que caminar mucho para observar la variedad de aves. Carlos Belli, propietario de este espacio natural, comenta que hay quienes se quedan de dos a tres días por estar enamorados de la fauna que pueden apreciar.

La recomendación de Belli es que al visitarlos lleven la “mente abierta” para disfrutar completamente y en cualquier caso, disfrutar el día con toda la familia.

Sobre la reserva

Montibelli cuenta con tres senderos para recorrer el bosque y observar la biodiversidad de flora y fauna, así como las plantaciones agrícolas como pitahaya, limones y café y si deseás quedarte, también te ofrecen excursiones nocturnas.

La reserva aprovecha sus recursos naturales, trabaja en la preservación del medio ambiente y brinda capacitaciones a estudiantes.

Cuentan con un área para acampar y está proyectada la construcción de un albergue para brindar mayores comodidades a los visitantes.

 

Nicaragua tiene un gran potencial en aves, 720 especies residentes, según datos oficiales.

 

Otros lugares recomendados para avistar aves:

 

• Reserva Natural El Chocoyero-El Brujo, en Ticuantepe.

• Volcán Mombacho, en Granada.

• Reserva Natural Datanlí-El Diablo, en Jinotega.

• Archipiélago de Solentiname, en San Carlos.