• |
  • |

En 1999, la pareja compuesta por el danés Ove Faurby y la nicaragüense Rosario Duarte adquirió las 14 manzanas de terreno que representan hoy el Centro Ecoturístico Flor de Pochote. Según Duarte, las tierras eran áridas e improductivas, y no existe comparación posible a cómo lucen en la actualidad, porque ahora tienen un bosque tropical húmedo con numerosos senderos y puntos de interés. Faurby, quien es ingeniero forestal, plantó en 15 años alrededor de 6,000 plantas de árboles tropicales para acondicionar el lugar, que es regentado por Duarte.

A tan solo una hora de la ciudad capital, Flor de Pochote es una excelente opción para vivir una experiencia única dentro de un abanico de actividades que van desde deportes extremos, hasta un almuerzo coronado por la impresionante vista de la Laguna de Masaya. Te invitamos a conocer más detalles de esta propuesta verde.

Rappel y “rope swing”

Siguiendo un sendero que atraviesa el quebradizo campo natural, se encuentra un paisaje que pocas veces veremos en nuestras vidas. “Hay una cascada de unos 80 metros de alto por esa dirección. Si quieren vamos, no es muy lejos", dice uno de los guías señalando el bosque. Uno piensa que verá la catarata desde lejos, que divisará el salto del agua en toda la extensión de su caída, pero al aproximarnos, nos vemos sobre la mismísima cascada sin caudal, sobre la roca volcánica desde la cual en tiempos de fuerte lluvia avanza el torrente hacia el vacío.

Los 80 metros de alto son nuestro pedestal para observar mejor la laguna. Es un horizonte de ensueño. Arriba el suelo de roca muestra el paso que otrora el agua ha labrado. Abajo es todo bosque diminuto, productor de un inédito vértigo para muchos.

Los únicos vestigios artificiales son las poleas de resistencia que permiten el desarrollo de ‘rappel’ (descenso con cuerdas) y ‘rope swing’ (péndulo gigante). El descenso asistido se realiza justamente en la pared de la cascada, y el péndulo es un sistema nuevo en Nicaragua que pone a prueba los nervios de los más aventureros, pues se trata de saltar al vacío para luego columpiarse de un lado a otro de la hondonada.

Flor de Pochote también cuenta con 4 cables de ‘canopy’, que cubren unos 600 metros de vuelo directo entre árboles. Los precios por persona de estas actividades son: ‘canopy’, US$10; rappel, US$20, y “rope swing”, US$35. Asimismo, se hacen promociones para grupos.

Alojamiento y demás

Además de estas actividades aceleradoras del pulso, el centro ecológico ofrece alojamiento en cabañas matrimoniales a US$35 por noche (para 1 o 2 personas), y en cabañas colectivas a US$10 por noche por persona. Se ofrecen también paquetes para senderismo, que van desde uno corto de 800 metros para contemplar la variada flora y fauna del lugar, hasta uno de 4 km en busca de paisajes escénicos que culmina en la Laguna de Masaya y visita la comunidad de Venecia.

Según Duarte, también hay paquetes para grupos numerosos. "Llegan empresas de Managua con todo su ‘staff’ de empleados para efectuar dinámicas de "venciendo desafíos", donde los empleados prueban los deportes extremos, y también tenemos un rancho y salón grande para conferencias con capacidad para 100 personas", nos cuenta.

80 metros de alto tiene la cascada por donde se desciende en ‘rappel’.

6 mil plantas tropicales fueron sembradas para crear el centro ecoturístico.

TOME NOTA: El Centro Ecoturístico Flor de Pochote solicita que los visitantes hagan su reservación con 48 horas de anticipación, para asegurar un servicio total y adecuado. Este pequeño paraíso se ubica del Parque Central de Masatepe, 5 km al norte.