•  |
  •  |

En 2012, cuando todavía vivían en Costa Rica, el italiano Gerardo Paciola y su familia visitaron la ciudad de Granada y se enamoraron. Decidieron mudarse y probar suerte, abriendo un negocio típico de la península itálica: la gelatería Italy & Co.

Si bien la palabra “gelato” significa helado en italiano, este postre congelado es diferente en el país europeo. Además de llevar menos azúcar que los helados o sorbetes que se encuentran en Nicaragua, sus sabores son muy variados y frescos, pues Paciola hace toda la preparación de los “gelatos”, arte que aprendió en Brescia, ciudad del norte de Italia, donde trabajó en una gelatería.

En la célebre calle granadina La Calzada, gelatería Italy & Co ofrece 24 deliciosos sabores que “se la ponen difícil” a la elección de la clientela. Tanto así, que los visitantes terminan muchas veces por pedir más de un sabor, para disfrutar de la tranquilidad que ofrece la casa colonial, las mesas estilo terraza de afuera, o su patio interno típico de la ciudad. Entre los sabores de frutas destacan el gelato de pitahaya, de melón, de calala, de fresa y de limón. Y entre los que son a base de crema, sobresalen el de coco, de avellana, y los típicos italianos de nutella, de pistacho, y el de la casa, el gelato de café espresso Lavazza.

Producto artesanal

Paciola trabaja con máquinas italianas especiales para la fabricación de gelato, y calcula que entre la fase inicial de la producción del postre hasta que este se exhibe en la vitrina, emplea tres horas de trabajo, pero no se queja. “Abrimos el 11 de enero de este año y hemos trabajado mucho. Para ofrecer productos siempre frescos y poder decir que vendes gelatos artesanales, tienes que trabajar mucho. Estamos contentos con la respuesta de la gente. Hay mucha demanda y la gente se va siempre con una sonrisa”, afirma.

Las frutas las consiguen todas en Nicaragua, excepto las fresas que son importadas de Costa Rica. También sirven postres y comidas tradicionales de Italia como los profiteroles con chantilly o los paninos, y los visitantes pueden disfrutarlos con una taza de café espresso marca Lavazza de Turín, el café italiano más famoso del mundo que, según Paciola, en Nicaragua solo se vende en su local. El local cuenta con Wi-fi gratuito y guías y libros de interés variado para quienes deseen disfrutar de un rato de relajación y lectura. Los niños cuentan, a su vez, con un espacio con juguetes y libros, y la casa está disponible para eventos con 60 sillas entre patio y terraza.

 

24 SABORES

de gelato se pueden disfrutar en este local italiano, entre los cuales hay limón, coco y café.

 

"Para ofrecer productos siempre frescos y poder decir que vendes gelatos artesanales, tienes que trabajar mucho. Estamos contentos con la respuesta de la gente".

Gerardo Paciola, Propietario.