•  |
  •  |

Periodista, poeta, profesor, emprendedor y aspirante a mucho más, Enrique Delgadillo nos habla, entre otras cosas, de un proyecto que viene haciendo gran eco en el espacio cibernético nacional: NotiCultura.

A los 26 años sos licenciado en Derecho, escritor y dirigís una exitosa plataforma digital. Explicanos un poco cómo llevás esta agenda multidisciplinaria.

Todas las cosas que hago están unidas por la poesía; para mí, la poesía es la diosa de la vida. Considero que la educación formal e informal que he adquirido en mi camino profesional y vocacional son herramientas para un mismo propósito, una ayuda a la otra. Por ejemplo, encuentro que dar clases tiene una importante similitud con el periodismo, en tanto un buen periodista, como un buen docente, debe investigar, consultar antecedentes y diversas fuentes del tema en cuestión. Es creativo, crítico, sabe escuchar, es paciente y comprende los errores como un elemento inherente a cualquier búsqueda. Así que el reto es establecerme prioridades y tener claro lo que no quiero hacer, para evitar desperdiciar mi tiempo. Porque el tiempo perdido no existe, todo tiempo de vida es ganancia, pero igual que el dinero se puede dilapidar.

Publicaste el poemario La casa detrás del tiempo, en 2012. ¿Trabajás en más poesía?, si es que lo llamás trabajo…

Actualmente estoy terminando un libro que tiene por título: El callejón de las tejedoras de seda. Es un solo poema, un poco extenso. Junto a este tengo otro libro de poemas bien pequeño que se llama: Screenshot. Estos dos proyectos están en proceso de edición y espero que lleguen al público el próximo año vía libro digital o impreso.

Por otro lado, creo que escribir poesía sí es un trabajo. No es el que paga la renta, pero es el que me da los mejores alimentos. Un poeta es un atrapa-poesía. Uno a veces regresa del campo, como los cazadores, con las manos llenas, y otras con las manos vacías. Por eso hay poemas donde vos leés y sentís la poesía, y poemas que no tienen nada, solo el disfraz, que es la estructura de un poema.

¿Cómo has notado el crecimiento de NotiCultura, el seguimiento que va ganando en la escena cibernética del país?

NotiCultura es un proyecto de periodismo cultural que ha sido bien recibido y apoyado desde su inicio por universidades, periodistas y la Fundación Príncipe Claus de Holanda. Tenemos metas a corto, mediano y largo plazo. Actualmente estamos en la primera etapa. Comenzamos en junio de 2013, y en noviembre estábamos en Zaragoza, España, por ser el proyecto seleccionado por la Organización de Estados Iberoamericanos, para representar a Nicaragua en el V Congreso Iberoamericano de Cultura; fue un gran impulso.

Después hemos tenido reconocimientos que tienen que ver con la credibilidad y confianza de escritores, músicos, artistas plásticos, centros culturales, cineastas, emprendedores, y mucha gente que quiere ser parte de este proyecto y nos apoya con alianzas, colaboraciones.

¿Cómo funciona la página, con qué frecuencia se publican los artículos y a qué géneros periodísticos responden?

La página funciona en plataforma WordPress, es de código abierto y contamos con un equipo de personal administrativo y otros que solo están en lo editorial, excepto Mario Martz y yo, que estamos en todo. Procuramos publicar diariamente, pero nosotros no competimos con la inmediatez, no nos interesa más que como una excusa para abordar temas de más profundidad. Por ejemplo, en vez de contar que Carlos Vives se presentó en Nicaragua recientemente, preferimos contar quién es ese acordeonista que siempre acompaña a Carlos en el escenario y, de paso, hablamos sobre el origen del vallenato.

Como proyecto de periodismo cultural, ¿sentís que los lectores se reducen a solo los interesados en determinados temas?

Nosotros escribimos para una audiencia determinada, y desde que somos un medio digital, excluimos a cientos de miles de nicaragüenses que viven fuera del internet, desgraciadamente. Pero creo que es responsabilidad de todo medio ser propositivo en los temas que su audiencia va a consumir, no me parece razonable asumir eso que dicen algunos medios: yo publico lo que la gente quiere consumir. Si los directores de los medios no saben lo que quieren, y encima su propia formación cultural es paupérrima, terminan por someter a su audiencia al consumo de contenidos enlatados, repetitivos y perecederos al contacto con el aire. La audiencia va a consumir lo que el medio proponga, por lo que hay que poner énfasis en el IVA: Informar con Veracidad y Autenticidad.

¿Cómo expandir el interés por la cultura, las actividades culturales?

Con educación de calidad en casa y en la escuela, no sé cuántas veces haga falta repetirlo, pero hay que invertir en educación. Hay que educarnos, formal o informalmente, como sea, no hay otra forma de salir de la pobreza, porque si querés expandir el interés por la cultura tenés que erradicar la pobreza. Son inversamente proporcionales. Asistir a un concierto, ir al teatro o ir a comprarte un libro, ocupa un lugar irrelevante en las prioridades de la supervivencia, suponiendo que donde vives exista la infraestructura.

Ahora, ¿actividades culturales?, sí, pero la mayoría de eventos son el resultado del esfuerzo de artistas que en el mejor de los casos viven a duras penas de su trabajo, cuando no son aficionados practicando un pasatiempo. ¿Por qué? Entre otras razones porque tenemos una industria de entretenimiento desnutrida, pero antes hay que conocer qué es la economía creativa o naranja, que en tiempos de crisis sufre mucho menos que el petróleo, es amigable con el medio ambiente y existe en abundancia, porque el ser humano está lleno de ideas y esto se relaciona directamente con el emprendedurismo. Pero, ¿está en la agenda nacional de la empresa privada y las instituciones públicas pertinentes? La realidad nos indica que no. Si te dirigís a un banco a buscar crédito porque vas a montar un medio de comunicación, un estudio de fotografía, una galería de arte, te dicen que para eso no hay crédito, en cambio sí te dan fácilmente una tarjeta de crédito para comprar un montón de mercadería cuya riqueza se va fuera de Nicaragua, o para comprar un carro o una casa. Eso es todo. Crédito para emprendedores, muy poco.

NotiCultura es una plataforma que engloba ya a todo un grupo de personas, pero debutó como un proyecto personal, ¿qué representa noticultura para vos, hoy?

NotiCultura es una aventura que he tenido la fortuna de vivir, por la que estoy agradecido. Me ha permitido conocer gente talentosa con ideas que pueden cambiar no solo Nicaragua sino el mundo. Es un proyecto que tiene mucho camino por delante.

Gracias a ello ganaste una beca en el Global Competitiveness Leadership Program, GCL, que se celebrará en Washington DC, EE.UU. Hablanos un poco de ello, ¿qué harás allá?

Este es un prestigioso programa para jóvenes líderes enfocados en desarrollar la responsabilidad social, ética y la innovación, en Iberoamérica. Es auspiciado por la Escuela de Negocios McDonought de la Universidad de Georgetown. Voy a comenzar el próximo año a partir de enero hasta abril. El objetivo es fortalecer mis habilidades personales y profesionales, así como el proyecto NotiCultura a través de las clases con profesores de gran nivel en desarrollo de negocios, pero también se trata de conocer personas e instituciones con las que pueda elaborar una red de alianzas para incrementar las opciones de NotiCultura y así conseguir las metas que tenemos planteadas.

¿Qué horizontes tiene por delante NotiCultura?

Estamos trabajando en un proyecto para ampliar nuestra cobertura en el territorio nacional y en un par de años apostar por Centroamérica, cuya integración es en verdad lo mejor que nos puede pasar como región, para eso la cultura es un excelente dinamizador.

No es que crea que seas clarividente, pero, ¿qué horizontes te esperan?

Creo en el destino que uno sueña. Mi horizonte personal está fundido con el de NotiCultura, pero en unos dos años voy a comenzar una maestría en Ciencias Políticas, porque necesito tiempo para desarrollar una investigación que tengo clavada sobre la historia de la Constitución vigente y su entramado de poder y espero que todos la puedan leer.

 

Gusta del frío

Enrique Delgadillo Lacayo

Edad: 26 años

Ocupación: Periodista, profesor de derechos humanos, poeta.

 

Enrique Delgadillo afirma que le agobia el calor, por lo que le gusta salir de Managua, preferiblemente al norte montañoso. Aparte de la lectura, uno de sus pasatiempos es cocinar en casa de su madre, a quien considera su amiga y maestra.