•  |
  •  |

A este músico de 31 años lo conocen más por su apodo, “Chipi”, que por su nombre, Noel; y en la escena de la música de Nicaragua, su rostro es muy conocido por haber sido o por ser integrante de diversas agrupaciones musicales, todas ligadas al rock. Mientras venera a grandes bajistas como Sting, Roger Waters y Alex Webster, Portocarrero pronostica un gran futuro para las artes musicales nicas, pues afirma que talento hay de sobra.

Sos el bajista de Monroy & Surmenage, de TeCalláz y de Kerfodermo, ¿cómo es estar en tres grupos al mismo tiempo?

También soy bajista en CiCLO desde hace un tiempo y toco bajo en “jamsessions” o sesiones de estudio en diversos proyectos. En Kerfodermo no tocaba el bajo para conciertos y así pude enfocarme en la vocalización, sin embargo, me ocupé de la grabación del bajo en el disco. Lo que sucede es que las temporadas activas de cada banda no siempre coinciden, Kerfodermo y Te Calláz por ejemplo actualmente no están muy activos, pero pretendemos cambiar eso pronto. Lo demás es cosa de organizarse lo mejor posible, de modo que pueda dedicarle tiempo a diversos proyectos musicales, entre otras cosas.

¿Cuándo elegiste el bajo como tu instrumento y por qué?

Pues inicié tocando guitarra, pero todo mundo era guitarrista, así que al iniciar con la primera banda en la que toqué lo que hacía falta era un bajista y pensé: “Se ve fácil, es como una guitarra con menos cuerdas y los bajistas no hacen nada importante”… Definitivamente esa idea está sumamente lejos de la verdad, pero fue lo que me impulsó a tocar bajo.

¿Recibiste clases para aprender a tocarlo?

La verdad no, aprendí guitarra de manera empírica y pasó igual con el bajo. Siempre que podía preguntaba, tenía siempre ganas de aprender cosas diferentes y aprendí escuchando a diversos músicos y de vez en cuando estudiando algunos ejercicios de diferentes métodos de estudio musicales por mi cuenta.

¿Cómo describirías la importancia de este instrumento?

Lo interesante del bajo es la manera en que vincula los elementos rítmicos y melódicos, y como abarca frecuencias más bajas que otros instrumentos; es necesario para disfrutar en su totalidad la base rítmica de un tema musical.

¿Hay algún bajista que admirás?

Demasiados. Crecí escuchando rock, así que aprendí mucho de Steve Harris y David Eleffson, también admiro mucho a Alex Webster, Ryan Martinie, Les Claypool, Geddy Lee. Entre otros géneros admiro mucho a Sting, Victor Wooten, Jonas Hellborg, Adam Nitti, Larry Graham. En Nicaragua admiro a Mario Ruiz, Andrés Centeno y Augusto Mejía, creo que hacen un trabajo excelente.

¿Qué pensás por ejempo de Roger Waters, exbajista, compositor y fundador de Pink Floyd?

Lo admiro muchísimo, creo que más como compositor. Crecí escuchando Pink Floyd desde pequeño gracias a mis padres. Waters fue uno de los que me ayudó a comprender mejor la musicalidad e independencia para tocar bajo y cantar a la vez, así como la importancia de una línea de bajo sólida y con “groove” sobre una demasiado elaborada.

¿Cómo valorás la música que se hace en este país?

Creo que tenemos una escena maravillosa y privilegiada llena de músicos muy talentosos y compositores increíbles. Lógico que existen carencias, pero están más vinculadas a todo lo demás alrededor de la música (sonido, escuelas, luces, especialización, equipos). Me encantaría que todo el talento artístico nica tuviera mayor capacidad de formación y profesionalización, pero me enorgullece mucho ver la capacidad de los músicos nicas jóvenes. He visto cómo esta escena ha cambiado en algunos años y me entusiasma el futuro de la misma.

¿Qué es el Chipi Portocarrero Project?

(Risas) Pues, es el nombre improvisado, y no definitivo, de una banda cuyo repertorio consiste en algunos temas de mi autoría que no encajaban en los otros proyectos en que toco, algo más ligero digamos. Apenas hemos tenido 2 conciertos, pero estoy muy entusiasmado por seguir trabajando con este proyecto, son todos excelentes músicos (Bruno Cortina, Yandi Fragela, Cristian “El Sosó” Jiménez, Amahruc Arróliga), y también he estado trabajando en la producción del disco que contenga estos temas junto a Joaquín Vargas y Alejandro Vega. Invito abiertamente a cualquier empresa o patrocinador interesado a apoyarnos a financiar este proyecto para que el disco vea la luz pronto.

¿Por qué te dicen “Chipi”?

Cuando estaba en pre-escolar existían en Nicaragua unos caramelos llamados Chipirul. Según mis amigos de la época yo tenía alguna especie de semejanza o algo así con la abejita que salía en la envoltura de esos caramelos. El apodo me siguió hasta Primaria, Secundaria, Universidad… y bueno, ya no me lo pude quitar (risas). Creo que hay más gente que me conoce como “Chipi” que como Noel.

Creo que soy necio, terco, una persona inquieta con un rango amplio de variaciones y con muchas ganas de vivir tranquilo y hacer música.