•  |
  •  |

El combate está por iniciar y Solansh Vargas Hamguien, a quien se le ve por las mañanas estudiando en los pabellones de medicina de la UNAN-Managua, tendrá que abandonar su gabacha blanca y olvidarse del humanismo enseñado en las distintas cátedras profesionales de su carrera. Ahora le toca ponerse un peto, subirse en el tatami y demostrar ese fuego incandescente que lleva por dentro. ¡A practicar taekwondo! Un amor que, según cuenta, le robó el corazón desde su infancia.

¿Cuándo te comenzó a gustar el taekwondo?
Cuando yo tenía 4 años estaba la presentación de unos juegos de taekwondo, creo que era para unas olimpiadas o para un mundial. Resulta que mi papá estaba viendo esos juegos y le dije: “Yo quiero hacer eso que hacen ellos”. Luego mis padres buscaron una escuela en Matagalpa.

¿Cuáles han sido (o fueron) tus influencias en este deporte?
Pues algo así como un ídolo no tengo, sino que gracias a mis profesores, a las personas que me apoyan, es que estoy donde estoy. Quiero llegar a ser una gran atleta internacional y sé que con el apoyo necesario, lo puedo lograr.

¿Por qué taekwondo y no karate, judo o futbol?
Porque desde que lo vi, me gustó. Fue algo que se presentó desde pequeña, sin influencias de nadie, fue algo como que "practicá esto, vas a ser buena” y pues aquí estoy, dando lo mejor de mí. Siempre digo que fue amor a primera vista hacia este arte marcial.

¿Actualmente dónde practicás taekwondo?
Inicié en la Academia de Taek- wondo - Kumgang, Matagalpa, con el profesor Álvaro Úbeda Chacón y actualmente practico en la UNAN-Managua con el profesor Eddy Silva Largaespada.

¿A los cuántos años de edad ganaste tu primer cinturón?
Mi primer cinta la gané en el año 2000, pasé de blanca a amarilla y mi última fue en diciembre de 2014, mi tercer dan de cinta negra.

¿Has participado internacionalmente? ¿Cuántas veces?
Sí lo he hecho, han sido 3 veces. En el 2006 viajé a San Salvador, en el evento Jaguar. En 2014 fue a Puebla, México, para el Festival Panamericano. Ya en 2015 estuve en Aguascalientes, México, clasificatorio para Juegos Panamericanos en Toronto este año.

¿Cuáles han sido los logros alcanzados en estas participaciones?
En 2006 logré bronce en poomsae y combate. En el 2014, perdí mi primera pelea contra Colombia. Este año, gané mi primera pelea a Uruguay y perdí la que me hacía clasificar, contra Perú.

¿Cómo es la vida de una cinta negra?
Desde que entramos a este arte marcial, se nos enseña el respeto por nuestros compañeros y nuestras cintas mayores. Es cuestión de la marcialidad y de que si la persona en verdad quiere esto con todo el corazón, y no solo como hobby o como deporte, esto no es solo un efecto olímpico, sino también es de marcialidad y bueno, el respeto se gana cada día.

Contame la experiencia más agradable que has tenido en este deporte
Ha sido el darme a conocer en esto. Cada experiencia nueva que se presenta ha sido agradable, no hay una más que la otra, que va desde cada evento nacional hasta cada evento internacional al que he asistido, pero el haber ganado una pelea internacional eso fue tan emocionante, fue algo que me llenó de felicidad. En ese momento pensé que el tiempo dedicado ha valido la pena y la confianza que me brindan las personas, es exitosa.

¿Cuáles son tus sueños en el taekwondo?
Mi sueño es cerrar este ciclo olímpico y seguir participando en los eventos donde sea elegida para representar a Nicaragua. No hay mejor manera de cumplir eso que dedicándole tiempo, y dejar todo en cada entrenamiento y nunca echarme atrás.

¿Te has valido del taekwondo para defenderte de agresiones o robos?
Gracias a Dios nunca me ha pasado algo en lo que haya tenido que utilizar la defensa personal.

¿Cómo hacés para practicar y estudiar a la vez?
Tengo que buscar como acomodar mi horario, además poseo la dicha que el entrenador también se acomoda a mi horario, para que yo pueda entrenar. Aunque cuando él no puede darme el entrenamiento, cuento con mi novio, que siempre me está ayudando y que se acomoda para que yo pueda entrenar.

En el plano personal, ¿cómo te describís?
Me considero tranquila, entusiasta y carismática, pero cuando algo me molesta y es necesario que me ponga enojada y decirle a alguien algo fuerte, pues me pongo. Por eso algunas personas dicen que soy una malcriada e insociable, pero al contrario, siempre trato de llevarme bien con los que me rodean.

Sus estudios y pasatiempo

Solansh del Carmen Vargas Hamguien
Taekwondista Cinta negra, Tercer Dan.
EDAD: 20 AÑOS.

Cursa el tercer año de la carrera de medicina, en la Universidad Nacional Autónoma de Nicaragua, UNAN-Managua. En su tiempo libre, “descansa y duerme”, sale con su novio y amigos, "pero prefiero quedarme en casa viendo películas y durmiendo".