•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El espectacular paisaje de la Isla de Ometepe será escenario de la sexta edición del festival de electrónica Magma Fest 2017, que en esta ocasión recibirá a 25 artistas provenientes de 11 países en el hotel Charco Verde, además de ser dedicada a la serpiente emplumada Quetzalcóalt. 

El Magma Fest, que se desarrollará los días 15 y 16 de diciembre, es el único festival de electrónica undergound en Nicaragua que convoca a DJ de Venezuela, Costa Rica, Honduras, Guatemala, El Salvador, México, Japón, Estados Unidos y Nicaragua. Previo al inicio de este evento tan esperado, se realizará una fiesta Warm Up hoy en Charco Verde con DJ nacionales y de la región. 

Entre los invitados de este festival están Mobius Strum, electrónicos con mayor carrera de Costa Rica y Centroamérica. Son propietarios de la disquera Half Seas Over, que cuenta con artistas como: Ray Okpara, Alex Niggeman, Inxec, Nekes, Jay Haze, Kaitaro y muchos más. Se han presentado en Sonar off Week, WMC Miami, ADE, Magma Fest, BPM Festival , Bunker Fest, Ibiza Sonica y Ocaso Fest. 

Su música los ha llevado a tocar en países y ciudades como New York, Miami, Berlín, Barcelona, Praga, Ibriza Copenhagen, Colonia, México D.F., Cancún, Guatemala, El Salvador, Nicaragua, Panamá, Colombia y República Dominicana; así como en Space Miami y en varias ocasiones en el legendario Club der Visioner.

Lea: David Guetta llega a su medio siglo

Se une también Danny Daze, muy elogiado por versatilidad y por su ritmo omnívoro basado en Detroit Techno, Italo Disco y Miami Bass. Su selección amplia y libre expresada a través de una mezcla mercurial garantizan que lo único que el público puede esperar es una experiencia musical en la cual todo es posible. Combinando fluidamente con su perspicacia empresarial, el toque de Daze lo ha convertido en uno de los artistas más impactantes de su generación.

Inmerso en la cultura B-boy de Miami, Daniel Gómez adoptó el apodo Daze desde un principio gracias a la sugerencia de su madre. Luego de practicar desde temprano en las torna mesas que ella le compró, Danny comenzó a prender las pistas desde los 14 años, pinchando en bodas para luego invertir en vinilos con los que reventaría los raves en Miami. Sus sets esotéricos rápidamente atrajeron un público aventurero y leal.