• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • Edición Impresa

Para los amantes del rock de los años 60 y 70, el próximo 28 de octubre podrán disfrutar de la tardeadas dominicales del recuerdo número 3 con el grupo La Gavilla de los Gallegos y La Calle, la original.

Augusto Gallegos, miembro de la Gavilla de Los Gallegos manifestó que desde hace más de un mes, precisamente en septiembre decidieron romper el silencio musical, a pesar de la crisis que atraviesa el país.

Además explicó que el repertorio de su grupo musical son interpretaciones de rock clásico, rock de los 60 como: The Beatles y The Rolling Stones hasta llegar a las baladas rock, así como música disco.

“Nosotros tocamos un disco de Donna Summer y la gente está encantada bailando. Para remachar, le metemos el rock latino como el de Santana, unos 7 u 8 temas. Partimos de los Beatles que son la base de todo este movimiento de rock, Dona Sumer y Gloria Gaynor, ese es el perfil que nosotros tenemos y la gente nos pide”, dijo Gallegos.

Además afirmó que el proyecto musical se formó hace un año a raíz de la separación de varios de los integrantes del Grupo Llama Viva, quienes estuvieron 15 años dentro de esa agrupación.

“Al salir, estuve un año sin hacer música, hasta que mis amigos me motivaron a formar una banda pequeña. Nos reunimos los viejos compañeros. Ahora somos 7 músicos. El proyecto tuvo contratiempos por la situación del país, pero eso nos motivó a volver a rescatar la música. En noviembre vamos a celebrar el primer aniversario del grupo”, expresó el artista.

En cuanto a las tardeadas, explicó que los dos primeros eventos se realizaron con invitados. El primero fue con el grupo Luz de Luna, el segundo con el grupo Caché de Carlos Baltodano y el tercero con La Calle.

“Hemos tenido un montón de inconvenientes, pero seguimos acá muy entusiasmados porque vimos una buena respuesta del público. La gente quiere y pretendemos seguir dándole más”, dijo Gallegos.

El Nombre

El músico también recordó que el nombre gavilla es un término popular que heredamos de nuestros padres y abuelos. “Nos regañaban por andar engavillado, porque según ellos eran malos porque nos distraían de la escuela y otras cosas. Ahora nos damos cuenta que era un tesoro, el estar en una gavilla por el sentido de amistad. Además porque la gente me conoce por mi trayectoria de 42 años con Llama Viva”, apuntó.

Por su parte, Erick Samayoa, representante del grupo La Calle dijo que ellos retomaron las tardeadas que estaban desaparecidos desde hace algún tiempo porque a la gente le gusta un espectáculo en un lugar abierto con música en vivo.

“Nosotros somos el relevo generacional de ellos (La Gavilla de Los Gallegos), porque ellos fueron los que nos hicieron los músicos que somos. Tomamos el ejemplo de ellos en este mismo género. Nosotros nos identificamos musicalmente con ese trabajo que hacían dentro de la música del recuerdo. De ahí salió La Calle, y ellos nos dieron la oportunidad de subirnos a un escenario en las ferias que se realizaban hace algunos años”, apuntó Samayoa.