• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • Edición Impresa

Un grupo de chavalos darienses llevarán la nota musical nica en la Jornada Mundial de la Juventud (JMJ) en Panamá. Juventud Católica” es el único grupo musical del país que fue acreditado para cantar en el festival Alégrate, una de las actividades culturales más importante de la JMJ.

La agrupación está conformada por 7 jóvenes músicos que pertenecen a la parroquia Santa Lucía de Ciudad Darío; ellos tendrán la oportunidad de interpretar 12 canciones en un repertorio de música católica con estilos tradicionales, baladas, pop y cumbia.

La presentación de Juventud Católica será este 23 de enero. Los artistas pinoleros tienen programado animar a los peregrinos de la JMJ, en un concierto que se realizará en la tarima San Martín de Porras, instalada en el parque Urraca, en una zona muy turística en la ciudad de Panamá.

El Festival de la Juventud Alégrate reunirá a artistas católicos que destacan en teatro, danza, música, cine y pintura. La actividad se realizará en seis tarimas donde se presentarán en simultáneo las expresiones católicas de todo el mundo.

Los músicos nicaragüenses se unen a la lista de 200 artistas, de 46 países, que darán sus energías en los conciertos del festival, donde cantarán Las Siervas, un grupo de monjas rockeras y La Voz del Desierto, formado por tres sacerdotes rockeros.

El origen del grupo

Juventud Católica inició en 2012 cuando cuatro jóvenes darienses se animaron a comprar instrumentos musicales para acompañar las misas. Lo que parecía un simple coro de parroquia, fue madurando hasta lograr presentar canciones propias con ritmos atractivos que han enamorado al público católico en muchos lugares de Nicaragua.

El grupo creció y se posicionó entre los músicos de animación que más resaltan en la Diócesis de Matagalpa. Actualmente está formado por Ariel Gutiérrez, Ervin Gutiérrez, Luis Hurtado, Yevin Ruiz, Johnny Ruiz, Carlos Mendoza y Roberto Mendoza, que ensayan sin cansancio para realizar una presentación musical que tenga la picardía para hacer bailar a los peregrinos.

Ariel Gutiérrez, vocalista del grupo, explica que cuando el papa Francisco anunció que la JMJ 2019 sería en Panamá, prepararon sus instrumentos para alistar el viaje.

Al inicio, tenían la intención de cantar sus composiciones con guitarras y bongó en las calles, deseaban ir como músicos peregrinos sin ningún compromiso de participar en conciertos oficiales. No obstante, en enero de 2017, se inscribieron en el Festival de la Juventud. Para ser elegidos tuvieron que presentar evidencias de que estaban activos en la Iglesia católica, también les solicitaron que mostraran sus videoclips para comprobar que había talento pinolero en la música cristiana.

Gutiérrez cuenta que la crisis social en Nicaragua, iniciada en abril después de las protestas antigubernamentales, fue un momento doloroso que les desanimó un poco en sus sueños de ver al papa Francisco en la JMJ, ya que en ese tiempo no habían recibido respuesta de la acreditación y tenían problemas económicos.

“En junio de 2018 recibimos la acreditación para participar en el festival oficial. Estábamos azotados por la crisis, no teníamos muchos recursos económicos, ya que el grupo es autofinanciado. Muchos de los integrantes estábamos desanimados hasta que el párroco Vicente Martínez y el obispo Rolando Álvarez nos dieron una palabra de aliento”, relata Gutiérrez.

Los integrantes estaban desmotivados porque no tenían el dinero para ir. La noticia de su acreditación se anunció de parroquia en parroquia y se sintieron respaldados. Hubo apoyo de amigos y familiares hasta conseguir los recursos necesarios.

Intercambio cultural

Los jóvenes van animados porque el viaje los hará crecer como grupo, conocerán a otros artistas católicos y tendrán intercambios con otros peregrinos. Por eso llevan preparada una presentación cultural para que muchos jóvenes conozcan más sobre Nicaragua.

“Mis expectativas en la Jornada Mundial de la Juventud es conocer al papa Francisco, escuchar el mensaje que nos brinde. Quiero conocer nuevos hermanos y músicos de otros países. Será una experiencia grandiosa porque habrá mucho intercambio cultural”, dice Ervin Gutiérrez, baterista del grupo.

Añadió que en el repertorio musical resaltarán el “Son Nica”, hablarán sobre el significado de la composición musical tradicional. También llevan preparada una coreografía para que los jóvenes estén muy animados en su presentación.

“Tocaremos las canciones acompañadas de una presentación cultural que lleva el lema ‘Con sabor a pinol’, donde hablaremos de nuestra patria y del carisma de los jóvenes de nuestro ministerio. Presentaremos danzas y animación”, explica Gutiérrez.

Los jóvenes salen rumbo a Panamá el 19 de enero para cumplir su sueño de cantarles a los católicos de todo el mundo, en un evento que les marcará su carrera musical y su experiencia religiosa.