•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Web

Para los amantes de la gastronomía de México, traemos excelentes noticias, pues en Diriamba, la cuna del Güegüense, encontramos un lugar acogedor cuyos dueños aseguran que tienen la verdadera sazón mexicana.

Se trata de “Rinconcito Mexicano”, un emprendimiento que nació porque doña Gema Molina y su esposo acudieron a un local que también tiene concepto mexicano y al pedir chilaquiles les sirvieron nachos.

La chimichanga está entre los platillos más pedidos en "Rinconcito Mexicano". Letzira Sevilla Bolaños/END

“Al ver semejante error culinario mi marido se sorprendió y le alegó al mesero que esos eran nachos no chilaquiles, pero él le dijo que esos eran los chilaquiles del lugar”, relató la señora Molina y refirió que como su esposo es chef profesional  pensó que no es justo desvirtuar la gastronomía de uno de los países con la comida más rica en el mundo, por lo que decidió aventurarse a crear un restaurante cuyo lema es “la comida mexicana auténtica”.

La señora Molina recuerda que cuando iniciaron sus primeros clientes eran los vecinos, porque el negocio estaba ubicado en las afueras de Diriamba y solo había comida para llevar, por lo que les decían que era complicado trasladarse hasta ese punto, lo cual los llevó a trasladarse a un punto más céntrico, donde operan actualmente, de la Gasolinera Puma 2 cuadras al sur y 2 al oeste.

Los tacos de lengua sobresalen en la amplia variedad de platos que sirven. Letzira Sevilla Bolaños/END

“El cambio de local fue radical y con eso vinieron otros cambios, porque los clientes no querían delivery sino comer en el lugar, lo que nos demandó más esfuerzo, porque decidimos que debíamos acondicionar bien, así que desde que entrás ves a Frida Kahlo, en otra pared está la bandera de México, en otra pintamos diversos platillos mexicanos, porque las imágenes te activan la mente y definitivamente te ponen en contexto”, aseveró la señora Molina.

Frescura

Asimismo, dijo que la comida que sirven es ciento por ciento natural, con tortillas de maíz, además, los chiles los importan de mexicano y las salsas son hechas en casa.

“El alimento que servimos lo procesamos en el momento, para que el cliente realmente disfrute la comida recién echa. Cuando vas a un lugar y ya está hecha la comida, no percibís el sabor original”, dijo la propietaria del local que abrió sus puertas el 14 de febrero de 2019 y desde entonces no han parado.

Los chilaquiles no podían faltar en el menú compuesto por más de 40 platillos. Letzira Sevilla Bolaños/END

En cuanto al menú, la señora Molina compartió que está compuesto por 50 platos y una gran variedad de refrescos naturales o aguas, cuya oferta se sujeta a las frutas de temporada en nuestro país.

“Al ver la combinación de las aguas naturales y las comidas calientes los clientes quedan enamorados, los precios son accesibles”, recalcó.

Según la señora Molina,  ofrecen una gran variedad de tacos, que sirven con doble tortilla y su salsa, pero según algunos clientes, los de lengua están entre los más recomendados.

Si usted tiene planeado escaparse el fin de semana a Carazo, podrá comprobar la sazón de “Rinconcito Mexicano”, que atiende de lunes a domingo, de 4 de la tarde a 10 de la noche.