•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Web

Abrigado bajo la imponente figura del volcán Concepción y bañado por la suave brisa del lago Cocibolca, en el municipio de Moyogalpa, en la Isla de Ometepe, nace una nueva alternativa de hospedaje cuyo concepto es orgánico, pues cosechan los alimentos que sirven, además de que su fin es estrictamente social, ya que pertenece a la fundación Nuestros Pequeños Hermanos (NPH).

En el hotel hay plantaciones de plátano, limón, naranja, tomates, grapefruit, mangos, ajonjolí, frijoles, entre otros cultivos que usan para elaborar el menú que ofrecen a los clientes. Cortesía/END

La Casa Azul es el nombre del hotel de NPH Nicaragua, fundación que llegó a nuestro país en 1994 y que actualmente atiende a 273 niños en su casa hogar.

“Primero la fundación se instaló en Granada. Nuestro fundador luego visitó la Isla de Ometepe y creyó que sería el lugar perfecto para el cuido de los niños, niñas y jóvenes. Sin embargo, en el año 2010 NPH compra una propiedad en el departamento de Carazo, por motivos de la frecuente actividad volcánica  y por el alto costo del ingreso de los alimentos y productos de necesidades básicas hasta isla, fue así que al trasladarnos a Carazo las instalaciones quedaron vacías”, señala Aristides Manzanarez.

En el menú incluyen todo tipo de carnes. Cortesía/END

Es así que en donde una vez fue la casa hogar se erigió el hotel Casa Azul, que está ubicado Comunidad de San Lázaro, Moyogalpa.

“La idea de NPH de abrir un hotel en la isla, nace por varias necesidades. Una de ellas es el cuido de las instalaciones, ya que sin calor humano se deterioran. Además,  NPH Internacional les pide a los hogares que hay en los países,  hacer un plan de recaudación local, entonces teniendo la    infraestructura en la Isla de Ometepe, la cual cuenta con una alta afluencia de turistas, decidió restaurar los edificios para abrir un hotel con la finalidad del dinero recaudado sea dirigido a los proyectos con los niños, niñas y adolescentes”, refirió Manzanarez.

Todas las habitaciones tiene aire acondicionado y vistas que permiten apreciar las bellezas naturales de la Isla de Ometepe. Cortesía/END

Orgánico

El hotel cuenta con habitaciones reconfortantes, que incluyen baños individuales, vista al volcán y al lago, además de aire acondicionado y terrazas.

En el menú destaca el tradicional pescado frito, acompañado con productos cosechados en el hotel. Cortesía/END

Uno de sus conceptos diferenciadores es que cosechan diversas frutas que utilizan para incluir en su menú. “El terreno del hotel es bastante grande, por lo cual lo aprovechamos para cosechar plátanos, limones, naranjas dulces, frijoles, ajonjolí, sandías, huertos de hierbas aromáticas, tomates, entre otros, para que nuestros huéspedes consuman todo de nuestra propia cosecha. También los turistas tienen la opción de comprar cualquiera de nuestros productos para llevar. El próximo proyecto es criar gallinas para que proporcionen carne y huevos”, dijo Manzanarez.

El menú de Casa Azul es amplio, cuentan con comidas a la carta con buenos cortes de carne, pollo y no puede faltar el pescado frito, típico de la zona. Además de disfrutar de las aguas del Cocibolca, los visitantes pueden realizar recorridos con guías, tour en bicicletas o visitar las reservas aledañas.

Así que Casa Azul es una buena alternativa de hospedaje que conjuga alimentos frescos cultivados en casa y el carácter social de apoyar los proyectos de NPH.