•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

La historia del populoso  barrio Open III, hoy "Ciudad Sandino", está asociada a una inundación ocurrida en 1970.  Tres años después, su crecimiento y desarrollo también se vio asociado a otro elemento natural, esta vez de mayor envergadura. 

40 años después del terremoto de ManaguaLuisa Urbina, una de las fundadoras del Open III, dice que las aguas turbulentas del lago entraron en una franja de más de 13 kilómetros, en los bajos de Acahualinca, obligando al Gobierno de Anastasio Somoza Debayle a realizar la Operación Permanente de Emergencia Nacional, OPEN, dividida en tres áreas y que por años fueron conocidos como repartos Open I, II y III.

Centenares de familias se resistían a ser trasladadas con lo poco que les quedaba, por lo que fueron obligadas a abandonar lo que para ellas era su hogar en medio del lodo y la podredumbre.

Una parte fue reubicada en la zona Oriental de Managua, en lo que el Gobierno somocista bautizó como Open I y II.

El Open III se creó en un área de más de 50 kilómetros cuadrados que, según algunos fundadores, antes fue dedicada a la producción algodonera y el pastoreo.

Los sobrevivientes

A inicios de 1973, cuando empezaba la reconstrucción de la Managua devastada, el Open III recibía a los nuevos pobladores quienes incrementaron las necesidades de servicios básicos como agua potable, energía eléctrica, transporte público y puestos médicos.

Rodolfo Beltrán, otro de los fundadores del Open III, cuenta que las penurias de los sobrevivientes del terremoto, en ese lugar, fueron similares a las de los primeros habitantes que arribaron tres años antes.

“Los damnificados del terremoto construyeron sus viviendas de ripios, cartones, madera y láminas de zinc corroídas por la antigüedad. La diferencia es, que para ese entonces, ya el Open III era un lugar poblado y no un campo algodonero como lo encontramos nosotros”, relata Beltrán.

Isabel Pérez, sobreviviente del terremoto, era una niña cuando experimentó junto con su familia, integrada por 12 miembros, el éxodo posterior a la tragedia de la madrugada del 23 de diciembre de 1972.

“Este lugar estaba crudo cuando venimos. No había árboles ni una infraestructura adecuada para habitar. Parecíamos garrobos de tanto que nos quemaba el sol. Apenas entraba una ruta al barrio y le decían “la vaca” porque todo mundo se montaba como ganado para salir a Managua”, cuenta Pérez.

Luisa Urbina dice que en aquellos días vio llegar en camiones estatales a los damnificados del sismo. Hasta antes del arribo de estos, el Open III solo estaba dividido en tres zonas, conocidas como 1, 2 y 3. Luego, por el crecimiento poblacional, le añadieron las zonas 4, 5 y 6.

Ayuda religiosa

Julio César Pérez Cano, un hombre de 76 años de edad que pasa la mayor parte del tiempo sentado en el porche de su casa por una enfermedad que le impide hacer mayores actividades, recuerda la llegada de un grupo de monjas norteamericanas de la orden Mariknoll, las que se sumaron a la labor social que hacía el sacerdote español Pedro Miguel García, uno de los pioneros del desarrollo del Open III.

García “era un ángel, no tiene otra explicación”, afirma Pérez Cano. “Ese Padre salía al monte con nosotros para abrir caminos, se quitó la sotana para ponerse botas y sombrero y era uno más de nosotros. No andaba con cuentos, siempre nos tendió la mano”.

Las monjas brindaban asistencia médica a los heridos del terremoto y también a quienes habían llegado años antes por las inundaciones, dice Luisa Urbina.

“Ellas vivían en una casita que era como un puesto médico. También andaban de arriba abajo. Eran unas santas ayudando a la gente necesitada”, enfatiza.

Comunidad de vendedores

En 1973, por la presión de la demanda se creó en el Open III la primera ruta de transporte urbano colectivo, la 113, que iniciaba el recorrido en la zona 2, en la Plaza los Cabros y finalizaba en el Mercado Oriental, cerca del viejo centro de Managua.

La Plaza de los Cabros fue bautizada así porque la familia Morales Escobar, originaria del barrio Miralagos, se dedicaba a la crianza y venta de cabros, los que deambulaban en la plazoleta que se convirtió en la primera terminal de buses y un punto de referencia del nuevo barrio.

Carmen López Ramírez, otra sobreviviente del terremoto, asegura que un alto porcentaje de pobladores del Open III eran vendedores ambulantes en el Mercado Oriental; y a medida que aumentaba la población del nuevo asentamiento también crecía la inseguridad ciudadana.

Empezaron a suceder robos, violaciones, asesinatos y otros delitos que le dieron a la zona una imagen de peligrosa.

Sin embargo, explica, las mismas carencias que sufrían todos los habitantes fueron uniendo a la comunidad. Uno de los recuerdos que guarda es el de los niños jugando, ajenos a la tragedia, en las calles polvosas y pedregosas.

Infografía

 

Dos meses después del terremoto, 60 niños entraron por vez primera a la Escuela “Roberto Clemente”, fundada en 1970 por el padre García.

Agua hasta en 1976

Los “terremoteados” pasaron más de tres años sin agua en el Open III. Fue en 1976 cuando tuvieron agua potable por tuberías, a través de un proyecto financiado por la Agencia para el Desarrollo Internacional, AID, aunque al principio el agua solo llegaba a los linderos del extenso barrio, desde donde las familias la acarreaban.

Aunque las misioneras Maryknoll brindaban asistencia médica a los damnificados del terremoto y a otros habitantes del Open III, había desnutrición en la población, afectada también por enfermedades que transmitían los zancudos incubados en las aguas estancadas.

Rebautizado

En julio de 1979, el Open III fue rebautizado con el nombre de Ciudad Sandino. Carlos Morales, conocido como “Carlos Chabro” en esta comunidad, cuenta que tres días antes del derrocamiento de Anastasio Somoza Debayle, un grupo de habitantes colocó a la entrada del Open III, en el kilómetro 12 de la Carretera Nueva a León, una manta en la que se leía: Ciudad Sandino, y con ese nombre se quedó.

En el 2000 este barrio extenso fue elevado al rango de municipio del departamento de Managua.

De refugio a ciudad

En Ciudad Sandino, a menos de 20 kilómetros de Managua, viven miles de familias que salieron desesperadas de la capital horas después del terremoto ocurrido la madrugada del 23 de diciembre de 1972.

1970 Nace el barrio Open III, producto de la Operación Permanente de Emergencia Nacional, OPEN, para albergar a unas 300 familias damnificadas tras una crecida del lago de Managua.

1972 Más de 10 mil sobrevivientes del terremoto se refugian en el Open III, tras haber perdido sus casas y enseres en el sismo que derribó a la capital, Managua.

1979 Con el derrocamiento del régimen de Anastasio Somoza y la toma del poder por el Frente Sandinista, FSLN, el Open III se convirtió en Ciudad Sandino.

1989 Ciudad Sandino es declarada barrio del Distrito Uno de Managua.

1998 Más de siete mil damnificados del huracán Mitch son trasladados al asentamiento Nueva Vida, en la parte oeste de Ciudad Sandino.

2000 Deja de ser barrio para convertirse en municipio del departamento de Managua, por la Ley 329, publicada en La Gaceta Nº 7, del 11 de enero de ese año.

2005 El censo del Instituto Nicaragüense de Desarrollo, Inide, revela que en Ciudad Sandino tiene 75 mil 83 habitantes.

2010 La Dirección de Catastro de la municipalidad, señala que el crecimiento anual de la población de Ciudad Sandino es del 3%, y estima una población de 97 mil habitantes.

2011 Cien familias que por más de 35 años habitaron en cuatro edificios en ruinas, en el viejo centro de Managua fueron reubicadas en el proyecto habitacional “Villa la Concha”, en Ciudad Sandino.