•  |
  •  |

Entramos a la temporada lluviosa, pero eso no quita  dejar de disfrutar el país. Sitios como Catarina, San Juan de Oriente y Nandasmo, al sur de Nicaragua, en estos días son propicios para “empaparse” sobre las diversas expresiones culturales que prevalecen en el territorio, además de ser “especiales” porque  llevan el ritmo de quien los visita.

De entrada, allí puede observar desde plantas ornamentales hasta artesanía de madera, de barro y de tela. Además puede indagar sobre las costumbres locales y realizar compras, solo, sola, en pareja, o en familia con toda tranquilidad. “De lo más relajado”, dice el empresario Enrique Zamora, del Grupo Financiero Lafise.

En ese contexto, los centros de artesanías como  “Todo Típico” tienen mucho que dar. Estos ofrecen  acabados de cerámica y madera de todas las zonas del país, incluyendo por supuesto el sur.

Érika Masiell Pérez,  habitante de Catarina y responsable de uno de estos centros en su localidad, cuenta que usualmente los turistas extranjeros optan por el arte de madera decorativa; mientras, en los nacionales priva una preferencia religiosa y culinaria.

A quiénes encontrará…
Esos centros, por otro lado, tienen productos al alcance de todos los bolsillos, y suficiente espacio para poder lidiar con el flujo turístico que concentra.

En Catarina con frecuencia  ponen pie,  de lunes a  viernes entre 50 y 100 personas.La mayoría son de España, India, Italia, Alemania, Francia y Estados Unidos. Los fines de semana, en tanto, prevalecen los nacionales que proceden de ciudades como Managua.

En San Juan de Oriente y Nandasmo, aunque el flujo es menor,  el segmento de visitantes es parecido. En estos dos últimos sitios, incluso  se tiene acceso a los talleres de artesanos y artesanas.

El taller de la familia Salazar es uno de los más populares. Es famoso porque elabora ollas y platos de barro  para Caballo Bayo.

Otro taller que jala interés  es  el del grupo de artesanos que  juegan fútbol, dedicados desde niños al arte decorativo y utilitario.

Se conoce como Taller  y Comercializadora de San Juan de Oriente, y allí encontrará piezas de cerámica como floreros  impregnado  de figuras geométricas, entre otras cosas.

Otro taller es el que dirige Yamil Fuentes, en Nandasmo, enfocado en la producción de frutas elaboradas  a base de madera. Marbelí Gutiérrez, comenta, que la ventaja de  los centros y  talleres descritos, es que   están abiertos prácticamente de lunes  a domingo, de ocho de la mañana  a cinco de la tarde.

“Esto permite que el turista logre conocer toda la cadena del producto: desde su origen hasta que llega a las manos del consumidor, lo cual le da más valor agregado a la zona”, resalta.

¿Cómo llegar?
Para llegar a los Pueblos Blancos puede optar por  los buses o  microbuses interlocales que van hacia Masaya. Los primeros se pueden tomar en lugares como el mercado “Roberto Huembes”. Los segundos   por  Metrocentro o bien enfrente de la Universidad Centroamericana, UCA, o La Piñata.

Ya en Masaya debe  llegar a la terminal de buses, y allí buscar la ruta de los pueblos en mención.  Los buses que van hacia Masatepe también son una opción.

Los costos

Artesanía    10 a más de 300 córdobas
Pasaje        más de 40 córdobas

Comida      Desde 40 córdobas a más

* Editora de página