•   Rio San Juan, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Una nueva aventura es viajar por el Archipiélago de Solentiname, cuna de artesanos y pintores primitivistas, la Isla de los Pájaros, la de Los Monos, el santuario de los cuajipales y bajar por el caudaloso río San Juan para visitar la Fortaleza de la Inmaculada y observar desde los balcones de rústicos hoteles una variedad de aves y animales silvestres.

En este viaje, desde Managua, se pasa por las ciudades de Juigalpa y Acoyapa hasta llegar al puerto lacustre de San Miguelito, un municipio que cuenta con 43 mil 474 hectáreas de humedales donde existe fauna autóctona y migratoria. Sus pobladores le llaman “la puerta de entrada a los encantos del San Juan”.

Este poblado de pescadores, ganaderos y agricultores ofrece otras opciones de diversión a los visitantes, como el Club Campestre El Deseo, con una pista de baile y comidas típicas. Para hospedarse están los hoteles Cocibolca y San Francisco, este último con una terraza desde la que se observan los atardeceres.

La ruta continúa en el puerto de San Carlos, ciudad ubicada donde nace el río San Juan de Nicaragua. Aquí las posibilidades de diversión son mayores, desde el alquiler de botes para visitar el Refugio de Vida Silvestre Los Guatusos, el Archipiélago de Solentiname o bajar por el río observando aves migratorias, o en misión de pesca deportiva.

En San Carlos encontrará condiciones para quedarse varios días y disfrutar, además de paseos, de variadas recetas de pescados y camarones de río en un ambiente pueblerino pero con comunicación constante por internet y otras ventajas de la tecnología, como la televisión por cable, en hoteles de diferentes categorías. Hay acceso a transporte por agua, tierra y aire.

Más de 30 mil turistas

San Carlos cuenta con 24 hoteles, hostales y casas de huéspedes que en total ofrecen 192 habitaciones con 318 camas.

Por las calles estrechas se leen los rótulos de los hoteles Carelhys, Gran Lago, Cabinas Leyko, La Esquina del Lago, Manatí, Carmina, Celmar, El Ocaso, La Casa de las Centeno, Doña Juanita, Las Delicias del Sur y Casa Amanda, con precios que oscilan entre los 8.00 a 60.00 dólares. Hostales más baratos cobran desde C$60.00 córdobas por noche. Restaurantes muy frecuentados son El Granadino, El Mirador y Kaoma.

Henry Sandino, presidente de la Cámara Nicaragüense de la Micro, Pequeña y Mediana Industria Turística de Río San Juan (Cantur), dice que un promedio de 30 mil turistas nacionales y extranjeros visitan este departamento cada año.

El siguiente destino es el Archipiélago de Solentiname, en el Lago Cocibolca, frente a San Carlos. Consta de 36 islas e islotes cubiertas de flora exuberante donde se refugian las aves. En las islas viven pintores primitivistas y artesanos que esculpen en madera de balsa las imágenes de animales de la zona.

El sonido que predomina en el archipiélago es la algarabía de pájaros o cantos y graznidos de oropéndolas, guises, lapas, loras, chocoyos, águila pescadora, garzas y patos chancho.

Para dormir en Solentiname existen seis hostales familiares y dos hoteles con capacidad para alojar hasta cien personas. Puede elegir entre comida criolla e internacional si se trata del Hotel Mancarrón, ubicado en la isla del mismo nombre. Las Cabañas Paraíso están en la isla San Fernando. Los albergues son Celentiname, Mire Estrellas, Buen Amigo, Vircam, Catalanica y La Comunidad. Los precios por noche oscilan entre US$10.00 y US$50.00.

Navegando por el Río San Juan, la siguiente parada es en Boca de Sábalos, cabecera del municipio El Castillo, donde predomina el comercio y es punto de congregación de nicaragüenses que cruzan el río para ir a buscar trabajo en el vecino Costa Rica.

La vida en Boca de Sábalos es tranquila, como las aguas de los afluentes que vienen del corazón de la Reserva del mismo nombre y se unen a las del río San Juan. Desde aquí se realizan tours río abajo en kayak, hasta llegar a El Castillo de la Inmaculada y luego a San Juan de Nicaragua, donde el río desemboca en el Mar Caribe. Es una aventura de 148 kilómetros que organizan los jóvenes de la Asociación de Guías de Sábalos “Atamar”.

Selva y sauna

En Sábalos hay tres hoteles y ofrecen un tour a plantaciones de cacao, donde el turista puede beber chocolate caliente, de los frutos cosechados por mujeres de la Cooperativa de Cacao.

Cerca de este poblado, sobre la ribera izquierda del San Juan está el Hotel Sábalos Lodge, en un entorno selvático. Sus habitaciones están construidas con bambú y varas de árboles que le dan el toque rústico, propio de las casas de campesinos e indígenas que habitan en las orillas de los ríos y quebradas que bajan de la Reserva de Biosfera Indio Maíz.

Las habitaciones están alzadas sobre zancos y con tambo de madera. Sus muebles, hechos con troncos y bejucos. Hasta los cuartos tienen nombres selváticos: Tarzán, Jane, Chita, Mono Aullador, Jaguar, Gaspar, Sábalo Real, Guapote y Mojarra. Los precios oscilan entre US$35.00 y US$75.00.

Otro hotel es el Montecristo River Lodge, donde se puede practicar la pesca deportiva y la equitación. Aquí le organizan tours para visitar otros lugares cercanos al río. El hospedaje por noche cuesta US$ 65.00.

El Tarpón River Lodge es el único hotel de Sábalos que tiene baño sauna, con aguas termales provenientes de una vena volcánica que pasa por allí. También hay hostales y albergues con precios más cómodos, como Kateana, Clarissa, Loredo y Central, con precios entre C$60.00 y C$200.00 por noche.

El último destino de esta ruta turística es el Castillo de la Inmaculada, donde lo más interesante es la fortaleza y la historia de este lugar que sufrió el ataque de piratas ingleses y franceses. Aquí, la heroína española Rafaela Herrera defendió a cañonazos la fortaleza.

Por aquí pasaron después miles de aventureros, durante la Fiebre del Oro en California, que ocupaban esta vía, la Ruta del Tránsito, para cruzar de la costa Este a la costa Oeste de Estados Unidos.

El Castillo ofrece un contacto con la naturaleza y con la historia. La fortaleza fue construida por los españoles entre 1673 y 1675, para impedir las incursiones de piratas que subían por el río San Juan hasta el Lago Cocibolca, con la intención de atacar la ciudad de Granada. Ahora cuenta con un museo y una biblioteca pública.

En El Castillo existen 12 hoteles, hostales y albergues familiares con capacidad para 143 huéspedes. Están el Hotel Victoria, La Posada del Río, El Chinandegano, El Universal, Nena Lodge, Richardson, El Castillo, Refugio Bartola, Melany, Tropical, Aurora y El Manantial.

Esta ruta turística es parte de la campaña “Atrévete... a conocer Río San Juan”, promovida por Publicom, con patrocinio de los gobiernos de Finlandia y Gran Bretaña, a través de Promence.

“La idea es dar a conocer Río San Juan, que las touroperadores conozcan la capacidad y calidad de sus hoteles y los servicios turísticos que ofrecen, que la gente sepa que tenemos estos cinco destinos y que venga a visitarlos”, explicó Luis Álvarez, directivo de la empresa promotora.

Cómo llegar:

Existen tres formas de llegar a San Carlos. Por agua, tomando el barco que sale del muelle de Granada a las 2:00 pm los lunes y jueves. Por avión, en vuelos diarios de 8:00 am y 2:00 pm; y por tierra, todos los días en buses que salen del Mercado de Mayoreo de 5:00 am hasta las 6:00 pm. Ya puesto en San Carlos, se escoge el destino a visitar.

Pueblo de El Castillo, con la fortaleza Inmaculada Concepción en la cima

La población de Solentiname se destaca por su excelente artesanía.

Rústica habitaciones del Hotel Sábalos Lodge, en el municipio de El Castillo.

El Río San Juan ofrece paisajes únicos a lo largo de su salida al mar.

Corredor del Hotel Sábalos, en la comunidad del mismo nombre.

Turistas daneses en el restaurante Kaoma, de San Carlos.

Apacible estancia en la isla de San Fernando, Solentiname.