•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

San José de los Remates es una pequeña ciudad del departamento de Boaco donde sus pobladores se sienten orgullosos de ser grandes productores de leche, café y dos elementos de la naturaleza que todos consumen gratis: oxígeno y agua pura.

Ubicada a 96 kilómetros al sureste de Managua, esta ciudad se caracteriza por estar dividida en dos zonas climáticas totalmente diferentes, pues a menos de un kilómetro la montaña reverdece como si estuviera en estación lluviosa, llena de inmensos ceibos, guácimos, robles y guabas cargadas sus ramas de monos congos y pájaros silvestres y al lado opuesto, se observa el ambiente de estación seca, con sus llanos desnudos y áridos.

El cambio de clima se nota cuando se viaja de Teustepe a esta ciudad, ya que la carretera primero pasa por toda la zona seca de este municipio y es a medida que sube las colinas que rodean a San José de los Remates que se siente el aire fresco que baja del macizo montañoso que custodia la ciudad.

 

La muralla verde

Al entrar a la ciudad, lo primero que impresiona es la muralla verde que esta tiene de fondo, y que forma la Reserva Natural Cerro Alegre-Cumaica, donde se observa, en un pequeño claro entre las copas de los árboles, el hilo blanco de la cascada La Chorrera, que mide más de 50 metros de altura.

En la ciudad, que se mantiene limpia y calma, es común ver entrar por sus calles adoquinadas, pequeñas filas de mulas cargando pichingas de leche adosadas a cojines de madera a ambos lados, pues a tres cuadras del parque central se encuentra el centro de acopio de la cooperativa lechera Cerro Alegre, que recolecta el producto para una pasteurizadora y para elaborar los apetecidos quesos y cuajadas boaqueñas para su comercialización. .

 

La ciudad desverjada

San José de los Remates es un municipio de gente amable, servicial, solidaria, y muy seguro, donde se puede andar tranquilo a cualquier hora del día o de la noche, incluso de madrugada, ya que en esta ciudad no existen pandillas juveniles, según explica Amparo Treminio, la nueva alcaldesa que asumió la comuna porque el alcalde anterior renunció para dedicarse a otros asuntos personales.

“Esta ciudad es bien sana, aquí la gente mantiene abiertas las puertas de su casa todo el día y la mayoría no tienen verjas de hierro como en otras ciudades-explica la funcionaria y agrega- “hay veces que la gente se para en la puerta de una casa y dice ¡Buenas, Buenas!, y nadie le contesta porque están en la cocina o en el fondo del patio.”

San José de los Remates es una de las ciudades más jóvenes de Nicaragua, ya que hasta el 26 de marzo de 1996, alcanzó el rango de ciudad. Antes era un pueblo casi olvidado por todos los gobiernos.

“Cuando yo tenía unos trece años, San José solo contaba con una escuela de primaria, una ruta de transporte, que era un pequeño microbús, la carretera era mala y en invierno había que esperar que bajara la corriente de los ríos para pasar, el centro de comercio donde íbamos a comprar y hacer depósitos en el banco era en Esquipulas, de Matagalpa, porque aquí nunca hubo un banco”, recuerda Treminio.

 

Gran potencial turístico

El municipio de San José de los Remates cuenta con muchos recursos naturales que le convierten en un destino ideal para la práctica del agroturismo comunitario, amigable con el medio ambiente, pues además del cultivo de café y producción de leche en sus haciendas ganaderas, a lo largo y ancho de este territorio existen ríos, cascadas, cañones, cuevas y montañas vírgenes donde es posible encontrar animales silvestres como ocelotes, tigrillos, venados y otros.

El mayor atractivo turístico de este municipio es la Reserva Natural Cerro Alegre-Cumaica, distante un kilómetro de la ciudad, pues este es el principal productor del agua que beben los habitantes de la ciudad y también de las primeras aguas del río Malacatoya, que luego caen en el lago artificial de las Canoas y finalmente llegan al Gran Lago de Nicaragua.

 

Entre cascadas

Viajando en dirección a La Chorrera se llega a la zona más fresca de la reserva, donde se encuentran varias fincas cafetaleras, algunas de las cuales ofrecen alimentación a los turistas que llegan, principalmente durante el verano.

Avanzando en un vehículo de doble tracción se puede llegar hasta una altura de 1000 metros sobre el nivel del mar, donde uno se baja y sigue a pie unos 700 metros sobre una trocha transitable, en camioneta, solo en verano.

En menos de 20 minutos se llega a la entrada de La Chorrera, la cascada que es visible desde cualquier calle de la ciudad, ya que se encuentra en alto y a solo unos dos kilómetros de distancia. Aquí el bosque es bien tupido y los árboles, que alcanzan unos 30 metros de altura ocultan parte de la caída del agua que viene de la cima de la montaña.

Este es un lugar para contemplar la belleza de la naturaleza y para meditar sobre la importancia de conservar el bosque que capta el agua de las nubes y la regala en cascadas.

 

El cañón de Malacatoya

Al regresar a la ciudad y tomando la carretera vieja a Boaco, se encuentra el Cañón de Malacatoya, una enorme depresión geográfica que se abre a casi 700 metros de altura sobre el nivel del mar, en cuyo fondo corren entre raudales las aguas que bajan del macizo y que brindan un espectáculo visual que es imperdonable no visitarlo y disfrutar de su bello paisaje.

En el fondo, el río que baja entre la encajonada del cañón, es tan fuerte y caudaloso, que hasta es apropiado para la práctica de rafting, ese deporte extremo de bajar rápido los ríos en canoas inflables, según opinión de George Isaac González, Guía turístico y propietario del hospedaje y comedor George´s.

González explicó que a esta ciudad vienen turistas que dejan el Pacífico para viajar a Corn Island y Río San Juan y algunos llegan buscando la ruta del café. “A ellos les ofrecemos opciones de agroturismo, que consiste en visitas a fincas de producción orgánica, ganadera y cafetalera, cítricos, senderismo a la reserva, belleza escénica con cascadas, ríos donde se puede practicar kayac y un cañón impresionante”-afirma George.

 

Oferta hotelera

Luisa Membreño, propietaria del hospedaje y restaurante Rincón Chepeño dijo que a esta ciudad vienen muchos turistas “mochileros” sobre todo en verano, pero es durante las fiestas patronales de San José, el 19 de marzo, que llegan miles de visitantes, en su mayoría nacionales, cuando la ciudad está a reventar.

A 5 kilómetros de la ciudad, se encuentra escondido entre lo espeso de la montaña y las paredes de un barranco, el salto La Palma, afluente del río Malacatoya, de unos 30 metros de altura. Es un lugar fresco y calmo, donde el único ruido que se escucha es el canto de los pájaros y el croar de las ranas bajo las piedras.

En San José no existen grandes hoteles, pero sí pequeños y cómodos hospedajes y varios comedores populares. Para conocer la reserva Cerro Alegre se puede conseguir los servicios de un guía local y caminar por los senderos y visitar las decenas de cascaditas que se forman a lo largo del trayecto de las aguas que bajan del macizo.

 

Cómo llegar

Del Mercado de Mayoreo salen los buses que llevan a San José de los Remates. De Teustepe y Boaco también salen buses que conectan con San José de los Remates.
Si va en vehículo privado, tomar la carretera a El Rama y entrar por Teustepe, doblando a la izquierda, a la altura del Km. 70, luego avanzar 25 Km. sobre carretera adoquinada.

 

La reserva Cerro Alegre –Cumaica

Según el atlas municipal financiado por la Unión Europea, el municipio de San José de los Remates, tiene una población de 8,271 habitantes, los que se dedican al cultivo de café orgánico, cítricos, leche, frijoles y maíz, entre otros.

La Reserva Natural Cerro Alegre –Cumaica tiene una extensión de 164 manzanas que constituye una zona productora de agua de gran importancia para la conservación de la cuenca hídrica, que alimenta a los dos lagos grandes lagos de Nicaragua, el Xolotlán y el Cocibolca.

Del corazón de la reserva nacen 8 riachuelos, 5 ojos de agua y dos cascadas de regular tamaño, además de poseer una enorme riqueza biológica que incluye 57 especies de aves, 38 de mamíferos, 19 de reptiles, 7 de anfibios y así como una flora abundante en Acacia, Roble, Laurel, Guaba, Ceibo, entre otros.


Precios habitación y comida:

Hospedaje Norita.

habitación

C$70-C$100 y C$200

 

Hospedaje y restaurante rincón Chepeño

Habitación con calefacción

$15.00

Con Cama matrimonial

C$200.00

Churrasco, pollo o cerdo asado

C$100.00

 

Hospedaje George`s

Habitación

$10.00

Servicio de comida

C$80.00

 

Orlando Valenzuela

ovalenzuela@elnuevodiario.com.ni