•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Donde hace 18 años los antiguos propietarios de tierras arrasaron con la madera preciosa de los bosques y solo dejaron potreros y colinas peladas en las que no sobrevivió ningún animal, ahora empiezan a dar sombra y frescura miles de árboles sembrados con el objetivo de recuperar el bosque, y a donde ya empiezan a regresar muchas de las especies de su antigua fauna nativa.

Lo que para muchos parecía una misión imposible, para Mirna Moncada y su socia Matilde fue un reto: convertir un extenso potrero polvoso en un bosque lleno de vida silvestre, para la conservación y la investigación científica.

“Cuando compramos esta propiedad me quedé sorprendida porque nunca había visto una finca donde no había ni siquiera un árbol de jocote o de guayaba, pero vimos que era el lugar perfecto para demostrar que sí, ¡la tierra se puede recuperar!” --afirma con entusiasmo Moncada.

La primera misión fue iniciar un plan de reforestación, sembrando 10 mil árboles, pero este esfuerzo no dio muchos frutos por falta de asesoría técnica. Fue hasta que la Reserva Las Guacamayas firmó un convenio con la ONG conservacionista Paso Pacífico, que se empezó a notar la diferencia. Ese organismo brindó capacitación técnica para la reforestación con miles de árboles, de los cuales más del 80% están en crecimiento.

También se capacitó en monitoreo de aves, monos, loras nuca amarilla, murciélagos, insectos y felinos, así como aportó fondos para mantener un cuerpo de guardaparques que se encargan del cuidado y protección de tres fincas dedicadas a la conservación del bosque, incluida Las Guacamayas.

Marlon Sotelo, coordinador de biodiversidad de Paso Pacífico, dijo que el objetivo de su organización es incrementar en todo el Paso del Istmo la cobertura vegetal, con el fin de crear un corredor biológico, conectando los diferentes parches de bosque que han quedado en la zona, para que haya un mayor flujo tanto de especies como a nivel genético.

“En esta finca hoy contamos con diferentes tipos de mamíferos, como osos hormigueros, perezosos, monos araña, monos congo, armadillos, guardatinajas, zarigüeyas, y hemos monitoreado mas de 250 especies de aves que vienen huyendo del invierno en Canadá y Estados Unidos, y que cuando el frío pasa regresan al norte del continente para reproducirse”, asegura Sotelo.

Julia Martínez, coordinadora de educación ambiental de esta ONG, explicó que la experiencia con los niños ha sido enriquecedora, ya que en la comunidad muchos chavalos que andaban con huleras al cuello, con el programa de intercambio Una Hulera por un Binocular, mediante talleres y actividades se logró que los niños entregaran sus huleras y recibieran binoculares, y ahora esos niños son defensores de los animales.

Aves nativas

Una cabaña de madera, con un sofá rústico colgante en medio del corredor, que recibe la fresca brisa del Lago de Nicaragua, sirve como base de apoyo para lo que en el futuro está previsto sea una estación biológica de investigación científica, según el sueño de la señora Moncada.

Por el momento se puede recorrer parte del bosque reforestado de la reserva, donde crecen miles de árboles de más de 20 especies nativas, como el jabillo, guanacaste, cedro, pochote, ceiba, roble, caoba, ñámbar, guachipilín, laurel negro y otras. Pero lo más interesante es ver cómo están regresando, poco a poco, manadas de monos congo, araña, cara blanca, zarigüeyas y osos perezosos, así como bandadas de aves nativas y migratorias como el trogón, toledo saltarín, aguiluchos, pavas, chocoyos, urracas y otras.

 

Reserva Silvestre Privada Las Guacamayas

Está ubicada en Punta de Cuajiquinil, a 7.5 Kilómetros de Cárdenas, Rivas, y a 150 Kms de Managua.

 

LAS CABAÑAS

Solo son para pequeños grupos de 5 a 6 investigadores, en condiciones rústicas de hospedaje, y que les encante la naturaleza y la aventura.

 

UBICACIÓN

Para llegar a la reserva a realizar cualquier tipo de investigación científica sobre especies silvestres, contactarse con Paso Pacífico, al 2279-7072, con Liza González.

 

23 manzanas se encuentran en reforestación actualmente en la reserva.

 

40 años se compromete el beneficiario de Paso Pacífico a cuidar el bosque

 

69 manzanas de extensión mide la Reserva Silvestre Privada Las Guacamayas.

 

"Uno de los recursos más escasos y más caros en la próxima década, será el agua”

MIRNA MONCADA,  PROPIETARIA DE LAS GUACAMAYAS