•   Granada, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Forrado con madera preciosa, con escalinatas, un pequeño balcón, ventanas de lujo, el Escudo de Nicaragua grabado en el vidrio de la puerta principal, acondicionado con servicios higiénicos privados, un bar, mesas para comer o reuniones, con dos filas de confortables sillas giratorias a ambos lados y una al final, así es el vagón de primera clase —bautizado como “Vagón Presidencial”—, que por décadas sirvió de transporte oficial a los mandatarios nicaragüenses durante la época de oro de las grandes máquinas de vapor sobre rieles.

Esta unidad fue construida en los talleres centrales del Ferrocarril de Nicaragua, en 1943, durante la administración del general Anastasio Somoza García. Pero este no fue el primero sino el último de los Vagones Presidenciales, pues ya antes, casi desde la fundación del ferrocarril en 1878, existieron otros con el mismo fin. Todos fueron usados por los caudillos que llegaron a la Presidencia por golpes de Estado, fraudes y hasta por designios dinásticos.

Este lujoso vagón era usado por los mandatarios para sus giras proselitistas y de trabajo a los pueblos hasta donde llegaba la vía férrea, que se extendía desde Corinto, en Chinandega, pasando por su cabecera departamental, luego León, La Paz Centro, Nagarote, Mateare, Managua, Masaya, los ‘Pueblos Blancos’ y Granada, principalmente, aunque también iba hacia Malpaisillo y El Sauce.

Se cuenta que en un vagón parecido fue transportado el poeta Rubén Darío a su regreso triunfal a Nicaragua, luego de cumplir su misión como representante diplomático del Gobierno nicaragüense en Europa, siendo vitoreado por donde pasaba el tren y, especialmente, el vagón con su distinguido pasajero, que dio gloria a su país y enriqueció el idioma castellano con su exquisita poesía que dio inicio al modernismo en la literatura.

El “Vagón Presidencial” se encuentra en los patios de la Antigua Estación del Ferrocarril de Granada, donde ahora funciona una escuela de gastronomía para jóvenes que quieren convertirse en chefs. Aquí mismo se encuentra una de las viejas locomotoras del desaparecido Ferrocarril del Pacífico de Nicaragua y varios vagones que usaban los comerciantes para llevar sus mercancías. Es una buena opción para conocer un poco de la historia de Nicaragua sin salir de “La Gran Sultana”.

 

Cómo llegar

Del Mercado “Roberto Huembes” y la parada frente a la Universidad Centroamericana, UCA, salen buses y microbuses que llevan directo a Granada. Al bajarse en el Parque de Los Poetas, la estación está a un costado.

 

50 córdobas cuesta la entrada para tomarse fotos y recorrer el interior del vagón.