•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Morrito es un pueblito de pescadores que vivió su época de fulgor cuando las grandes empresas madereras lo utilizaban como puerto lacustre para sacar las maderas preciosas que abundaban en los bosques del sureste de Nicaragua.

En aquellos tiempos el caserío era un hervidero de gente que iba y venía cargando zurrones con pieles de lagarto, de tigres y venados, así como con queso, raicilla, hule, caoba, cedro y especies, hacia Granada y el mundo a través del caudaloso río San Juan.

Con el declive de la actividad maderera y la construcción de la carretera a Chontales, El Rama y San Carlos, Morrito pasó a ser un pueblo anclado en el puerto del olvido, donde su población siguió cultivando la tierra y pescando frente al espejo brillante del Cocibolca, rico en róbalos, gaspares, roncadores, mojarras, guapotes, sábalos reales y, en aquel entonces, también peces sierra y tiburones.

Un nuevo destino

Actualmente Morrito se presenta como un nuevo destino turístico a descubrir, en el que la playa lacustre sigue siendo su mayor atractivo, no solo por la belleza escénica sino por su alto potencial para la práctica de deportes acuáticos como el kayak, la pesca artesanal, paseos en bote y actividades recreativas en su costa a cualquier hora del día, y por la tarde es el mejor lugar para disfrutar de una hechizante puesta del sol, con la silueta de los dos pechos que en el horizonte forman los volcanes Concepción y Maderas, de la isla de Ometepe.

[Te interesa: En crucero por el Gran Lago]

Cerca de la costa, las islas San Bernardo y Bernardito son un lugar predilecto para visitar por los amantes de la naturaleza y de la aventura, pues aquí se puede realizar caminatas por los senderos y conocer un faro antiguo, observar su exótica fauna tropical que incluye aves nativas y migratorias de bellos plumajes, o simplemente disfrutar un día de relax con la familia en sus playas de arenas finas.

Otro sitio a visitar es la entrada al río Oyate, que ofrece un espectáculo único, entre abril y junio, cuando llegan más de tres mil tortugas ñocas a poner sus huevos. Si busca un ambiente campestre, cerca del empalme se encuentra la finca agroturística Armonía, la que cuenta con dos lagunas artificiales, una de ellas dedicada a la crianza de tilapias, donde el visitante puede escoger su pez y allí mismo se lo preparen con salsa de tomate.

Aquí también se organizan recorridos a caballo y exhibiciones de ordeño, cuido y mantenimiento de cerdos, y actividades de reforestación, para que el turista --si lo desea-- haga su aporte a la naturaleza, plantando árboles. Si quiere dormir en la finca, lo puede hacer, porque hay servicio de hospedaje junto a la laguna artificial.

Pintoresco

Uno de los problemas que siempre ha tenido Morrito es la falta de infraestructura para hospedar a los visitantes que desean pasar una noche es este pintoresco lugar; por eso, la Unión Europea financió la construcción de 12 hostales, a 12 familias, con el objetivo de que estas los amplíen para dar una mejor atención a los turistas que llegan a redescubrir y disfrutar de este lugar.

Yaydare Jiménez, responsable municipal de turismo, dijo que en Morrito empieza un nuevo despertar, porque a pesar de tener atractivos naturales, aquí no había ni siquiera donde hospedarse ni se ofrecían servicios turísticos, pero ahora cuenta con 35 habitaciones, dos restaurantes y la iniciativa de pequeños emprendedores que ofrecen viajes en panga a las islas y otros destinos dentro del Cocibolca.

[Turismo: Los lugares más impactantes de Nicaragua de 2014]

Contó, que Morrito es muy visitado por sus famosas montadas de toros, las que se realizan en Semana Santa, el 23 de junio, el 19 de julio, 14 y 15 de agosto, durante las fiestas patrias, en noviembre y en los días festivos de Navidad y fin de año. También destacó las ferias gastronómicas a la orilla de la playa, donde nunca falta el pinol de iguana.

Cómo llegar:

En el Mercado de Mayoreo se aborda un bus rumbo a San Carlos, bajándose en la entrada al municipio de Morrito, de allí se espera que salga la buseta hacia el pueblo.