•   Puerto Rico  |
  •  |
  •  |
  • EFE

Mayagüez, Puerto Rico, fundada en 1760 y con cerca de 90,000 ciudadanos. Mayagüez es conocida como “la sultana del oeste” por los 3.7 millones de habitantes de Puerto Rico y ha sido elegida como Capital Americana de la Cultura 2015 por el Buró Internacional de Capitales Culturales (Ibocc), un organismo con sede en la ciudad española de Barcelona.

“Como Capital Americana de la Cultura 2015 estoy convencido que Mayagüez y el conjunto de Puerto Rico tienen una extraordinaria oportunidad para aumentar el turismo cultural”, aseguró el presidente del Ibocc, el español Xavier Tudela, durante la ceremonia oficial del inicio de este “reinado”.

El nombre de Mayagüez proviene del río Yagüez que atraviesa la ciudad y que antes era conocido también como “Mayaguex”, que en taíno (lengua de los indígenas de la isla) significa “el lugar de las aguas”. Ello explica el sobrenombre de “la ciudad de las aguas puras”. En tiempos coloniales, los españoles conocían a la ciudad como Nuestra Señora de la Candelaria de Mayagüez, ya que la mayoría de sus pobladores procedían de las islas Canarias, que tienen a esa Virgen como patrona.

DE LAS FRUTAS TROPICALES A LA CERVEZA

De tan solo 77 millas cuadradas (199 kilómetros cuadrados), Mayagüez se distingue por su variada oferta gastronómica, entre la que se incluye la cerveza nativa, Medalla Light, la más consumida con gran diferencia en la isla y casi ya todo un “símbolo nacional”.  La Medalla Light y la bebida azucarada Malta India son los principales productos que elabora la Compañía Cervecera de Puerto Rico, localizada en Mayagüez, así como su preciada cerveza, particularmente ligera y apreciada para sofocar el calor caribeño del que disfruta esta isla la mayor parte del año, y que lleva elaborando la familia Valdés desde 1937.  Otra empresa bien conocida de la ciudad en el ámbito alimentario es Ricomini Bakery, que se dedica a producir los populares brazos gitanos que se venden rellenos de diferentes ingredientes como crema, guayaba, chocolate, manzana, limón, coco, fresa y piña, así como guayaba con crema y guayaba con queso.

GRANDES MÚSICOS

En un ámbito más actual, Mayagüez es la ciudad de origen de personajes como el cantante Wilkins, conocido por composiciones de temas como “Sopa de caracol” y “Cómo no creer en Dios”. Su álbum “Margarita” (1988) lideró las listas de ventas en medio mundo y en 1991 incluso participó en un multitudinario concierto para celebrar la caída del muro de Berlín. Otro hijo de la ciudad, aunque sea adoptivo, es el salsero Frankie Ruiz (criado en Nueva Jersey). Conocido como “El papá de la salsa” o “El tártaro de la salsa”, catapultó a nivel mundial este género caribeño, interpretando temas románticos o eróticos en una generación donde también despuntaron Eddie Santiago, Lalo Rodríguez, Tony Vega, Gilberto Santa Rosa y Tito Nieves.

José Antonio Ruiz Negrón, nombre verdadero de Ruiz, junto con su madre y hermanos se mudaron a Puerto Rico en 1974, estableciéndose en la residencia de su abuela en el barrio Balboa de Mayagüez. La vida de Ruiz cambió totalmente cuando en 1980 falleció su madre. A partir de entonces, empezó a consumir alcohol y drogas y murió unos años después. En ese periodo le dio tiempo a incorporarse a la orquesta del fenecido Tommy Olivencia, sustituyendo a Gilberto Santa Rosa. También sacó en solitario el álbum “Solista, pero no solo” y ganó el premio de Artista del Año por la revista Billboard.

TEATRO Y DEPORTE

En Mayagüez se encuentra también uno de los teatros más importantes de Puerto Rico, el Teatro Yagüez, ubicado en la mismísima plaza central de la localidad. Construido en 1909 por Francisco Maymón, diez años más tarde fue destruido por un incendio, pero no tardó en ser rehabilitado y reabierto al público.

“La catedral del arte sonoro”, como también se conoce a nivel local a este bello teatro, fue designado en 1976 edificio histórico por el Instituto de Cultura Puertorriqueña.

En el ámbito deportivo, su más ilustre ciudadano es el baloncestista José Juan Barea. En los Juegos Centroamericanos y del Caribe en 2010 portó la bandera de Puerto Rico y sus habitantes están muy orgullosos de su equipo de beisbol, los Indios, que poseen un hermoso estadio. Ahora, al convertirse en Capital Americana de la Cultura, las maravillas de esta bella ciudad fundada en 1760, cuando España le concedió a los fundadores el derecho de Gobierno autónomo, pueden ser conocidas en todo el continente.