•   Nindirí, Masaya, Nicaragua  |
  •  |
  •  |

A solo 26 kilómetros de Managua, capital de Nicaragua, se encuentra Nindirí, pintoresca ciudad del departamento de Masaya que en los últimos 20 años ha transformado su fisonomía urbana hasta convertirse en un sitio de creciente atractivo turístico.

Sin embargo, Nindirí no es un lugar de reciente descubrimiento, al contrario, es uno de los poblados más antiguos de Nicaragua,  basta recordar que estos eran los territorios donde vivía parte del pueblo indígena chorotega mucho antes de la llegada de los conquistadores españoles.

Según datos históricos, en año 1529  el fraile mercedario Francisco de Bobadilla subió y plantó una cruz en la loma del coloso para exorcizar al demonio,  porque creía que esa era la boca del infierno.

Pero eso ya es historia, 436 años después, el volcán Masaya ahora es el principal atractivo turístico de Nindirí y uno de los más importantes de Nicaragua y Centroamérica.

Casi anónimo

Nindirí pasó más de 450 años casi en el anonimato, pues fue hasta el 23 de agosto de 1995 que fue declarada “ciudad”. Atrás quedó aquel ralo poblado de chozas y casas de madera y taquezal a la orilla de la carretera hacia Masaya.

Ahora es un placer entrar a esta ciudad y ver su bonito parque municipal, adornado con esculturas de animales propios de la zona y acogedoras bancas bajo frondosos árboles para descansar y platicar por las tardes, teniendo de frente a su centenaria parroquia dedicada a Santa Ana.

A un costado de la ciudad se encuentra un moderno parque infantil donde todos los días recibe a centenares de niños en sus instalaciones, mientras algunos de los padres pueden recorrer el nuevo mercado de artesanías construido dentro del  mismo complejo recreativo.

Su  nueva avenida a la entrada de la ciudad es una clara señal de su  progreso, con sus  calles adoquinadas y bien iluminadas. Sin embargo,  Nindirí aún conserva muchas de sus tradiciones ancestrales, como la costumbre de enterrar a sus difuntos acompañados de música filarmónica unos, y otros, con sones de mariachis, quema de pólvora y hasta bailes folclóricos cuando el finado está vinculado al mundo de la cultura.

Dos museos

La ciudad cuenta con dos museos, el museo Arqueológico Tenderí, fundado hace 105 años por el telegrafista José María Gutiérrez Arancibia, que cuenta con una amplia colección de piezas de cerámica y piedra labradas entre 1250 y 1350 dC.

Aquí se pueden apreciar piezas ceremoniales como incensarios y utilitarias como ollas para guardar granos básicos, hasta urnas funerarias para enterrar a sus difuntos. También hay metates y piezas ornamentales para ceremonias y ritos religiosos.

Historia

Justo en el km 26 se encuentra el museo Etnográfico Nacudarí, dirigido por su fundador y propietario Jesús Castro, (Chu Castro) pintor y profesor de arte.

Aquí se encuentra una muestra de historia precolombina, costumbrista, pinturas de personajes populares así como recopilaciones de cuentos y  leyendas del volcán Masaya, que le pertenece a Nindirí.

El museo está dividido en varias áreas, entre ellas la patriótica, en la que sobresalen documentos, pinturas y viejas armas usadas durante la guerra de liberación contra la dictadura somocista.

Pero también hay muchos objetos antiguos de uso cotidiano que rescatan parte de las costumbres de la población, tales como herramientas de trabajo de barberos, zapateros, artesanos, sastres y otros.

En la parte de atrás del museo hay un patio con una vista panorámica de la laguna Lenderí o de Masaya y el parque natural de piedra quemada. Aquí también funciona un cafetín y se realizan actividades culturales.

Para dormir, Nindirí cuenta con el hotel Las Cabañas Encantadas y los restaurantes El Filete y Bucanero, este a la orilla de la carretera.

Nindirí está allí, esperando con sus bellezas escénicas de laguna, sus fiestas patronales  en honor de Santiago y Santa Ana, sus mitos y leyendas y su inigualable volcán Masaya.

A orillas de la costa de la laguna, dos presidentes tenían casas de verano: Anastasio Somoza y José María Moncada.

6 kilómetros hay entre Nindirí y Masaya.

10 córdobas pagan los nacionales y US$1.00 los extranjeros para entrar al museo de Nindirí.