•  |
  •  |
  • EFE

Este es un año especial para el archipiélago de las islas Cook que cumplen medio siglo desde su independencia de Nueva Zelanda, aunque su sistema de Gobierno democrático-parlamentario funciona como Estado libre asociado con ese país.

Las quince islas que lo componen se ubican en la zona sur del océano Pacífico, entre las islas Hawai y Nueva Zelanda, con motivo de esa efemérides, estas cálidas islas de aguas cristalinas realizarán el “Te Maeva Nui”, uno de los actos de celebración más curiosos entre el 23 de julio al 7 de agosto.

Principalmente vinculadas a la cultura maorí, sus costumbres ancestrales son similares  a las de la cultura tahitiana y  las de los nativos de Nueva Zelanda.

En esas fechas es un período ideal para que el viajero que hasta allí se desplace pueda disfrutar de los  homenajes que se van a realizar a la cultura del país, entre ellos el baile, el color y la música, que  serán el gran denominador común.

Los maoríes de las islas Cook realizan bailes similares a las danzas tahitianas y sus trajes femeninos son muy similares a los de Tahití, para los que utilizan una falda hecha con corteza y dos mitades de coco vaciadas para esconder los pechos. Cada isla del archipiélago tiene unas danzas peculiares.

De las islas, ocho de ellas, las del norte, son atolones de conformación árida y prácticamente llanas. Las siete islas del sur son volcánicas, por lo que tienen algunas elevaciones, además son muy fértiles, por lo que es donde se concentra la mayor parte de la población. Dos de ellas están deshabitadas.

 La mayor concentración de población se da en la isla de Rarotonga, donde se ubica el aeropuerto internacional, y en la que se encuentra la capital Avarúa.

 En este archipiélago habitan unas 13,000 personas, el 74% de ellos en la isla de Rarotonga, y la densidad es de 55 habitantes por kilómetro cuadrado. Se calcula que más de 50,000 naturales de las islas viven en Nueva Zelanda.

PLAYAS PARADISÍACAS
Las Cook ofrecen al visitante un perfecto clima tropical en el que están muy significadas las dos estaciones principales, la de lluvia, que van de diciembre a marzo, y la seca, que comprende los  meses desde abril a noviembre, con una temperatura que oscila entre los 22 y los 28 grados.

Conforman un destino de esos en los que disfrutar de unas íntimas y tranquilas vacaciones en un entorno de clima tropical invita a disfrutar de sus playas y a explorar los pueblos locales en moto o en bicicleta.

Sus  habitantes tienen especial cuidado en no desnaturalizar el entorno del archipiélago, procurando ser coherentes con el ambiente y es un lugar en el que no existe ningún hotel medioambientalmente perjudicial. Por ejemplo, no pueden sobrepasar las dos plantas, ya que las palmeras deben ser lo primero que se vislumbre desde el océano.

La playa de One Foot Island, ubicada en la isla de Aitutaki, es una de las maravillas naturales de la zona, con una playa de arena blanca maravillosa y que ha sido considerada por la Organización Mundial del Turismo como una de las mejores playas del Pacífico.

En su territorio, además de una importante diversificación de especies vegetales, se pueden encontrar gran variedad de especies marinas, como los peces loro, los cohombros de mar y también es un territorio de paso para las  ballenas jorobadas.

Como recuerdos, los turistas se suelen llevar de estas tierras, algunas confecciones de colchas, realizadas con estampados de la flora o fauna de las Cook, sombreros tejidos a mano con fibra de palmera o coco y algunas joyas en madera o perlas.

La mayor concentración de población se da en la isla de Rarotonga, donde se ubica el aeropuerto internacional, y en la que se encuentra la capital Avarúa.