•   China  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

La isla de Hainan ofrece una variedad gastronómica muy diferente a la que se suele encontrar en el resto de provincias chinas, ya que se trata del único territorio de este gigante país con clima tropical, lo que convierte su cultura culinaria en única.

Esta particularidad está siendo potenciada por las autoridades para promocionar la isla, que quieren convertirla en un destino turístico internacional similar al de sus países vecinos: Vietnam, Tailandia o Filipinas.

Para ello, se están creando rutas gastronómicas para conquistar el paladar de los visitantes, una modalidad turística poco explotada hasta ahora en China.

El pollo de wenchang

Aunque esta pequeña isla es conocida por sus playas paradisiacas y su clima tropical, el director de la Asociación de Hostelería y Restauración provincial, Chen Heng, destaca en una entrevista a Efe que “la gastronomía atrae cada vez a más turistas”. “Nuestra forma de cocinar trata de mantener el sabor original y mantener un gusto ligero”, explica.

El visitante que llega a Hainan puede degustar una gran variedad de frutas exóticas cultivadas en la isla, como los cocos, el mango, el durián, la fruta de dragón o la carambola o fruta estrella, en honor a su forma cuando se corta por la mitad. Sin duda, uno de los ingredientes clave en gran parte de sus platos es el coco, cuyo sabor está presente en los platos de arroz, pollo, verduras, postres e incluso en sus bebidas. Así, los productos de coco de la isla se exportan, no solo a la parte continental del país, sino también a otros países de la región, según explica a Efe el subdirector de la oficina de Comercio de la ciudad de Wenchang, Fan Huijin.

Otro de los productos estrella es el pollo de Wenchang, famoso en todo el país por su cuidada alimentación, ya que los crían a base de los frutos de la higuera de Bengala, muy característica de la zona. “En la provincia de Hainan tenemos sitios especiales de interés turístico y de gastronomía, especialmente el pollo de Wenchang. Se encuentra entre los cuatro platos más famosos de aquí. Muchas personas vienen hasta aquí para probar este sabroso pollo”, explica Fan.

En esta ciudad, al este de la isla, se cría la mayor parte de estos animales que se sirven en los restaurantes de Hainan, pero también se envían a otras partes del país.

Además, en Wenchang se puede disfrutar de los platos de uno de los cocineros más conocidos del país, He Zigui, quien cuenta con orgullo que ha tenido el honor de cocinar para los presidentes chinos Jiang Zemin y Xi Jinping, tras lograr el galardón de “Tres Sombreros”, la más alta distinción otorgada por la Asociación de Gastronomía de China.

Marisco, de la pecera al plato

En todos los restaurantes de la zona destacan que la carne es orgánica y criada en la isla, una “etiqueta” que se convierte en su mejor estrategia comercial para encandilar al turista.

Además, en muchos de ellos, el marisco va directamente de la pecera al plato, ya que los clientes pueden elegir directamente los productos que van a consumir posteriormente: gambas, pescados exóticos, cangrejos o langostas gigantes, entre otros. Todo para garantizar la máxima frescura del producto. El sector de la gastronomía tiene cada vez un mayor peso en la economía de Hainan, y según datos de la Asociación de Hostelería y Restauración provincial, en 2016 generó 26,500 millones de yuanes (unos 4,000 millones de dólares), lo que representó más del 5% del PIB de la isla. “La gastronomía deja una impresión muy buena, profunda y bonita en los turistas”, asevera su director. Otros platos típicos de la cocina china tampoco faltan en las mesas de esta pequeña isla: “dumplings” (bolas de masa rellena y hervida), fideos, arroz glutinoso o codillo de cerdo al horno, siguen siendo fieles hasta en este pequeño rincón paradisiaco del país. El gran potencial que ofrece la gastronomía ha llevado a crear numerosos espacio
s turísticos que fusionan la industria culinaria y la del entretenimiento en los que la comida es la gran protagonista. Por ejemplo, el Mercado de los Mil Mariscos de Huochetou, en plena capital, acoge un gigantesco zoco de marisco, numerosos restaurantes y un centro de atracciones al que cada día acuden unas 9,000 personas. “Algo que hace este mercado tan especial es que los comensales pueden ver los precios fijos de cada producto, por lo que evitan tener que regatear y pagar más de lo debido”, explica el subdirector del mercado, Chen Yibo.

Además, “los clientes pueden pesar el marisco que han comprado a granel en diferentes básculas del mercado, y si el cliente demuestra que el vendedor le engañó con el peso (algo bastante habitual en China), el vendedor tendrá que pagar al cliente una compensación de 100 yuanes. Es una característica que atrae a muchos clientes”, asegura. Con todo esto, las autoridades buscan atraer inversiones y posicionar la isla como destino turístico internacional aunque, de momento, Hainan sigue pasando desapercibida entre los extranjeros, y solo consigue atraer a turistas nacionales y rusos.

El objetivo fijado por las autoridades es que más de 80 millones de turistas -incluidos 1.2 millones del extranjero- visiten la isla en 2020, con ingresos que superen los 100,000 millones de yuanes (unos 15,100 millones de dólares) para entonces. En 2016, Hainan recibió 60.2 millones de visitantes.