•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

De los tesoros naturales y culturales  que tiene Nicaragua  en el Río San Juan, El Castillo de la Inmaculada Concepción de María es la perla más valiosa, porque  representa historia, arquitectura colonial, soberanía y heroísmo, en medio del ambiente rico en biodiversidad que ofrece este caudaloso río del sureste de Nicaragua.

Construido en 1675 como fortaleza militar para repeler los ataques de piratas y corsarios de potencias enemigas de la corona española, El Castillo de la Inmaculada forma parte del complejo de 12 fuertes levantados a lo interno de Nicaragua, que aún se conservan en buen estado.

Desde los primeros años de la colonización española, Nicaragua despertó la codicia de varios imperios de la época por su estratégica posición geográfica, en el centro de las Américas, con un enorme lago, el Cocibolca, que ofrecía a través del Río San Juan la posibilidad de comunicación entre los océanos Atlántico y Pacífico, lo que generó varias incursiones de piratas que llegaron hasta la ciudad de Granada, para saquearla.El Castillo es muy visitado por turistas extranjeros y nacionales. Orlando Valenzuela/END

Por eso, la construcción de El Castillo de la Inmaculada Concepción, en lo alto de una colina frente a uno de los más violentos raudales del Río San Juan, el de Santa Cruz, que los nativos llamaban el “Raudal del Diablo”, contuvo por varios años esos ataques, entre estos el que realizó una flotilla de fuerzas inglesas en julio de 1762,  agresión que fue repelida con éxito gracias a la valiente actuación de la joven Rafaela Herrera, hija de José de Herrera y Sotomayor, jefe militar de la fortaleza, quien había muerto justo el día de la llegada de los navío invasores.

Existen varias versiones de este hecho histórico, pero la más conocida es la que señala a la joven Rafaela, que anteponiéndose al dolor de la muerte de su padre, se puso al frente de los soldados defensores y los animó a la lucha, al tiempo que subió hasta la pieza de artillería principal, con mucha destreza cargó el cañón y disparó a las fuerzas enemigas que sitiaban la fortaleza desde el otro lado del río, con tal suerte que uno de los primeros cañonazos dio en la carpa del jefe de la flota invasora, matándolo en el acto y provocando  el pánico entre los ingleses y júbilo entre los españoles, que arremetieron con todo hasta que aquellos decidieron abandonar la batalla y regresar al mar, cargando con una humillante derrota.

Desde entonces, El Castillo de la Inmaculada Concepción de María se ha convertido en un símbolo de soberanía de Nicaragua y, sus ruinas, en un importante sitio de interés turístico. En la actualidad, El Castillo es un municipio del departamento de Río San Juan, que se destaca por su producción de cacao, productos agropecuarios, seguidos por la actividad forestal, pesquera y turística.

Hay varios hoteles y restaurantes, a la orilla del río.  Orlando Valenzuela/END

La principal construcción de El Castillo es precisamente su majestuosa fortaleza, abierta a los visitantes nacionales y extranjeros que quieren hacer un viaje al pasado, ya que aquí también hay un museo precolombino, cañones y armas del siglo XVII y XVIII, así como un área dedicada a la Ruta del Tránsito y la construcción del canal interoceánico.

El poblado de El Castillo, con sus pintorescas casas de zancos empotrados en las aguas del río y su callecitas estrechas que circundan la fortaleza, en los últimos años se ha convertido en uno de los principales destinos turísticos de Nicaragua, ya que además de la fortaleza con su historia y  la amabilidad de su población, aquí se puede disfrutar de un delicioso filete de guapote, róbalo, gaspar, sábalo real, camarón de río y una estadía placentera en cualquiera de los hoteles que ofrecen sus servicios al visitante, entre ellos Posada del Río, Victoria, El Castillo, hostal El Manantial, casa de huésped y restaurante El Chinandegano, entre otros.  Y si lo que busca es un contacto más cercano con la naturaleza, sobre el río se encuentran los hoteles de montaña Sábalos Lodge, Guácimo Lodge y Refugio Bartola, entre otros.

Además, desde aquí se pueden realizar tours a la reserva biológica Indio-Maíz, San Juan de Nicaragua, o visitar alguna de las fincas de cacao de la zona y hacer senderismo, cabalgatas o pesca con caña a la orilla del río.La principal construcción de El Castillo es precisamente su majestuosa fortaleza, abierta a los visitantes nacionales y extranjeros que quieren hacer un viaje al pasado, ya que aquí también hay un museo precolombino, cañones y armas del siglo XVII y XVIII, así como un área dedicada a la Ruta del Tránsito y la construcción del canal interoceánico. Orlando Valenzuela/END

Los precios de hospedaje oscilan entre los US$15 y US$60 la noche. La entrada a la fortaleza vale 12 córdobas para nacionales y 45 para extranjeros.