•  |
  •  |
  • Edición Impresa

Existen museos para todos los gustos. Pero hay algunos con un denominador común: la originalidad en estado puro. Traemos algunas de las exposiciones más singulares del mundo, en las que se mezcla la historia con el entretenimiento.

Museo de Coches Fúnebres

En el Cementerio de Montjuïc de Barcelona se encuentra este Museo, de entrada gratuita, cuyo interior acoge una colección de coches fúnebres utilizados en la ciudad desde finales del siglo XIX hasta la primera mitad del actual. Inaugurado en 1970, consta de trece carrozas fúnebres, seis carruajes y tres coches a motor, así como indumentaria de época y ornamentos empleados en las ceremonias fúnebres. Como curiosidad, una carroza denominada “Imperial”, que es la única que ha realizado un servicio funerario tras instalarse en el edificio. En el año 1986, con motivo de la muerte de Tierno Galván, fue trasladada a Madrid para llevar sus restos al cementerio de la Almudena.

Casa Museo Ratón Pérez

 Nicaragua, un destino para avistamiento de aves

Este entrañable Museo, situado en la madrileña calle del Arenal, está dedicado a la historia y tradición del Ratón Pérez. En él, se puede conocer en profundidad este famoso personaje a través de relatos orales, tablones explicativos y exposiciones de objetos, así como conocer otras versiones internacionales de su historia. El visitante encuentra, a escala humana, algunas de las estancias de la vivienda del famoso roedor. Para los grupos de colegios hay una sala destinada a la proyección de vídeos y cuenta-cuentos. Este espacio, orientado a los más pequeños, cuesta únicamente 3 euros por entrada y es perfecto para acudir en grupo o en familia. Esta y otra información la encontrarás en su página web.

Museo de la Tortura ‘El Solar’

Situado en Santillana del Mar (Cantabria), exhibe un colección de aparatos de tortura que datan de la época medieval. Desde el Museo indican que, por tan sólo 3,60 euros, tienes la posibilidad de ver numerosos instrumentos de tortura, castigo, humillación y pena capital utilizados por la Inquisición. La exposición recoge más de 50 instrumentos como la guillotina, la doncella de hierro, potros, garrotes, cinturones de castidad, etc., utilizados en el periodo que comprende desde la Edad Media hasta la Época Industrial.

Museo del Orinal

Puesto en funcionamiento en 2006 y ubicado en Ciudad Rodrigo (Salamanca), este espacio contiene un total de 1.300 bacinillas y objetos de aseo íntimo que se distribuyen en sus ocho salas expositivas. Sus creadores aseguran que su objetivo es ofrecer un recorrido por la historia de esta pieza -desde los modelos más antiguos a los más sofisticados-. Por tan sólo 3 euros se pueden contemplar las piezas que han sido donadas o regaladas desde 27 países.

Todas ellas pertenecen a distintas épocas, desde el siglo XIII al XX, y son de formas, tamaños y materiales variados. Además, está expuesta una curiosa colección de escupideras hechas de distintos materiales como metal, hojalata, cerámica, cristal o hierro, utilizadas tradicionalmente para escupir tabaco o vino.

Museo de los Aromas

El Museo de los Aromas se creó en 2012, en Santa Cruz de la Salceda (Burgos), y es el primer y único museo de este tipo en España y Europa, tal y como han indicado a Efetur los responsables del centro. En sus distintas estancias es posible, por 5 euros, poner a prueba tu olfato intentado reconocer distintos aromas; descubrir el origen y evolución de los mismos y conocer distintas investigaciones sobre el sistema olfativo. Además, el Museo acoge una colección de aromas de lo más curioso, como los del recuerdo, los que sanan, los que enferman o los de peligro; y pone en marcha maridajes y talleres originales como el de elaboración de jabones con aceite reciclado.

Casa Museo de la Magia

En Poliñá de Júcar (Valencia) se encuentra uno de los lugares más divertidos de nuestro país: el Museo de la Magia. En él, se hace un repaso a la historia de la magia a través de objetos, carteles y juegos pertenecientes a grandes magos del pasado. Se pueden ver, por 8 euros, distintas barajas, libros o cajas de magia -que datan desde el siglo XIX hasta la actualidad-, así como marionetas y objetos relacionados con las artes circenses.

Durante la visita, de dos horas de duración, también se puede asistir a un espectáculo de magia en directo, hacerse una foto caminando por el techo en la habitación al revés, pasar un rato divertido con los “espejos deformantes” o poner a prueba los sentidos en la galería de ilusiones ópticas. Para descubrir más sobre este museo mágico sólo hay que visitar su página web.

Museo de Saleros y Pimenteros

Guadalest (Alicante) alberga este centro único en Europa, con más de 20.000 saleros y pimenteros de todo el mundo. La exposición, cuyas piezas datan desde el siglo XIX hasta la actualidad, muestra objetos artesanos de gran calidad y formas variadas, que van desde figuras de animales hasta astronautas o lavadoras. Objetos que no sólo alojan sal y pimienta, sino que esconden una gran calidad artesanal y mucha creatividad en su elaboración. Además, se puede observar un gran variedad de molinillos de pimienta, algunos con hasta un metro de altura. Todo a un precio de lo más económico: 3 euros.

Museo coches de cine 

Aquí otra interesante propuesta: pasar un día en el Museo de coches de cine, en Yuncos, y descubrir más de cien vehículos utilizados en más de 50 películas nacionales e internacionales, según recoge su web oficial. Por sólo 7 euros, se pueden contemplar automóviles de filmes de renombre como “Volver”, “Las bicicletas son para el verano” o “El espinazo del diablo”. También están expuestos algunos coches de época empleados en series como “Amar en Tiempos Revueltos”, “El tiempo entre costuras” o “El secreto de Puente Viejo”, entre otras.

Museo del crimen 

Nos detenemos en Washington donde se encuentra un original museo que rinde homenaje a la historia del crimen de Estados Unidos. Un espacio, creado en 2008, en el que se muestra el comportamiento delictivo humano y las técnicas de investigación criminalística a través de distintas exposiciones.

 Pérdida de humedales amenaza la fauna de la región

La muestra permite adentrarse en la vida de conocidos criminales de Estados Unidos, como Al Capone, y utilizar distintos elementos interactivos que permiten conocer, de primera mano, algunos de los procedimientos científicos utilizados por los laboratorios forenses y los departamentos policiales, según explica la web del Museo. Además, se muestran los distintos métodos y castigos empleados para luchar contra el comportamiento delictivo con muestras temporales y permanentes. Conocer este museo cuesta unos 16 euros.

Museo de las relaciones rotas

Está en Zagreb, Croacia, y reúne reliquias de esas que quedan tras una ruptura sentimental, pequeñas cosas que tienen o tuvieron un gran significado. Desde un vestido de novia hasta el corcho de una botella, cada artículo va acompañado por un texto explicativo que, en ocasiones, es incluso más interesante que el propio objeto.

El museo recoge mucho más que objetos, expone sentimientos y actitudes del ser humano que quedan reflejadas en esos textos. La idea de crear este museo fue de una pareja -Drazen y Olinka- que, tras su separación, se dieron cuenta de que no querían tirar alguno de los objetos que simbolizaban algo para ellos.

Con el tiempo, en su galería fueron dejando objetos otras parejas y, tras recorrer el mundo en exposición itinerante y recogiendo muestras que los ciudadanos iban aportando, finalmente se estableció en Zagreb, la ciudad natal de sus creadores.

Museo de la Trufa

El Museo de la Trufa, inaugurado en 2007, lo encontramos en la Sierra de Lokiz (Navarra). La exposición, compuesta por paneles informativos, proyecciones multimedia y otros elementos interactivos, permite descubrir la historia, las características, la cultura y los valores gastronómicos de la trufa negra. Además, tal y como muestra su página web, el Museo cuenta con una sala de audiovisuales donde se proyecta el documental Al encuentro de la Trufa, así como un área infantil y una cocina dedicada al almacén de trufa fresca. Por si esto fuera poco, te dan la opción de participar en visitas guiadas o ferias, y comprar en el Museo este y otros productos trufados como foie o trufas en conserva. ¿Y lo mejor? ¡Podrás saborear esta experiencia por sólo 2 euros!

Museo del Plátano

Si llegas al municipio de Tazacorte (Santa Cruz de Tenerife) podrás visitar el Museo del Plátano, inaugurado en 2004. Según su página de Internet, es el único museo de Europa dedicado exclusivamente a esta deliciosa fruta. En la visita se encuentran numerosos paneles informativos dedicados a la historia de este cultivo, su repercusión, su biología y su exportación. Además, podrás degustar productos como licores de plátano, cremas de plátanos o polines, y visitar el taller artesanal de la hoja seca de la platanera, donde se pueden adquirir diversos productos artesanales elaborados por el maestro artesano Baudelario Rodríguez Acosta. ¡No te lo puedes perder!

Museo del petróleo

Sargentes de la Lora -Burgos- presume de albergar el primer y único museo petrolífero de España, un espacio que hace un recorrido por su historia, desde el estudio hasta la extracción y tratamiento. Concretamente, se conocerá la historia de la planta petrolífera de Ayoluengo a través de diferentes fotografías, periódicos o material audiovisual.

 Postales desde Bluefields

También se explica el proceso del petróleo, desde su formación y migración hasta las exploraciones que se realizan para extraerlo y su posterior tratamiento. Por último, se podrán estudiar los derivados del petróleo y los distintos materiales en cuya composición está presente. Todo ello, a través de pantallas interactivas y con las explicaciones de personal especializado en geología.

Museo submarino

Las primeras esculturas del Museo del Atlántico, que albergará un total de 400 del artista británico Jason de Caires a unos 12 metros de profundidad, se han sumergido frente a la costa lanzaroteña de Playa Blanca. Será el primer centro museístico submarino de Europa.

Las primeras esculturas ocuparán una superficie global de 2.500 metros cuadrados de este museo, que se prevé que se podrá comenzar a visitar a nado o buceando proximamente, aunque se culminará en el verano de 2017.