•   LONDRES  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Antimonárquicos y republicanos británicos se congregaron hoy en Londres en una fiesta de "No Boda real", en el mismo momento en que tuvo lugar el país festejaba el enlace matrimonial entre el príncipe Guillermo y Kate Middleton.

"No todo el país está en éxtasis ante la boda real", aseguró Graham Smith, dirigente del grupo antimonárquico Republic, a unas 200 personas congregadas en una céntrica plaza londinense.

La fiesta "Not the Royal Wedding" fue convocada por Republic, grupo según el cual hay entre 10 y 12 millones de británicos republicanos (sobre una población de 63 millones).

Los republicanos británicos quieren que la monarquía sea reemplazada por un jefe de Estado electo y que haya una nueva Constitución republicana. "Es una institución rota que hace ya tiempo abdicó de cualquier responsabilidad en el poder, pero que sigue recibiendo lo que pueda de los contribuyentes", sentencia Republic en su sitio electrónico.

"Le deseamos a Guillermo y a Kate toda la felicidad personal, pero estamos aquí para afirmar que hay 12 millones de republicanos que no están contentos con la perspectiva de que Guillermo se convierta en rey", dijo Sophia Deboick, de 29 años, una voluntaria de Republic.

Con esta fiesta, Republic asegura celebrar la "democracia y el poder popular, y no a los privilegios heredados".

Durante la fiesta se vendieron tazas "republicanas", en oposición a los miles de tazones vendidos con las efigies de Guillermo y Kate. En ellas, se puede leer "I'm not a royal weeding mug" ("No soy una taza de boda real"), pero se juega deliberadamente con el doble sentido de "mug": taza y tonto.