•  |
  •  |

Las distintas formas de arte y cultura en Nicaragua son variadas, dinámicas y muy creativas. Por ello distintas entidades consideran el leal apoyo a estas expresiones, entre ellas el Banco Central de Nicaragua, BCN, que desde hace nueve años lanza el certamen denominado Premio de Pintura, el cual en su edición 2011 será en honor del reconocido pintor nicaragüense Alejandro Aróstegui.


Desde la realización de este certamen, se hace homenaje a diferentes artistas nicaragüenses con trayectoria, siendo el pintor Toribio Jerez el primero en ser reconocido, pero según fuentes del BCN, han sido en su mayoría homenajes a talentos de plástica que han fallecido, pero este año así como un par de años antes, se les ha rendido homenaje a los artistas que aun viven, como el caso de Armando Morales y  Alejandro Aróstegui.

Las bases para el concurso son…

Para los (as) los interesados (as), es importante detallarles a continuación las bases que este concurso exige para poder participar. Para comenzar, los concursantes deben tener al menos 10 años de experiencia en el ramo de la plástica y deben ser mayores de 18 años.


En caso que este requisito sea realidad, deben presentar una sola obra, el tema es libre, bajo técnicas de óleo, acrílico, acuarela o combinaciones. Sin duda la obra debe ser original e inédita.


El material presentado debe contar con las características siguientes: oleo o acrílicos, el soporte y la forma son libres, con tamaño mínimo de 60 x 60 cm, máximo de 1 x 1 mts. En caso que alguna obra estuviese integrada por partes diferentes (díptico o tríptico), se tomará en cuenta como medida única la suma de su conjunto.


También es importante hacerles saber que los criterios principales que el jurado, integrado por cinco miembros (tres artistas plásticos, un crítico de arte y un funcionario del BCN), tomará en cuenta son las originalidad y lenguaje plástico, composición (unidad, equilibrio, color, etc.), unidad de la forma, carácter innovador y aplicación correcta de las técnicas.


El autor (a) de la obra debe cerciorarse de firmar y fechar su obra en el anverso y tener dos copias de la ficha de inscripción, una de ellas será colocada al dorso de la obra en su sobre cerrado.


Vale destacar que todas las obras deberán entregarse en las instalaciones de la Biblioteca “Dr. Roberto Incer Barquero a partir del miércoles 28 de septiembre hasta el viernes 14 de noviembre del corriente, de lunes a viernes en horas laborales.


Se otorgará un reconocimiento económico al ganador del certamen de 150 mil córdobas y un diploma. En caso que el jurado lo considere necesario, podrán otorgarse menciones especiales en número no mayor de tres, a obras que tuviesen los méritos suficientes.


La fecha de premiación será el 16 de noviembre de 2011 en las instalaciones del BCN en un acto que presidirá la administración superior. Para tal evento se llevará a cabo una exposición en la Pinacoteca con una muestra selectiva de las obras concursantes. Vea más de las bases de este concurso en la página web del BCN.

El pintor nicaragüense Alejandro Aróstegui
Alejandro Aróstegui nació en Bluefields el 4 de julio de 1935, realizó estudios en la Escuela Nacional de Bellas Artes de Managua; en el Ringlins School of Arts, Sarasote, Florida; en la Academia de San Marcos, Florencia (1958); y en la Ecole des Beaux Arts, París (1960-1962).


Su primera exposición en 1963  revela diversas tendencias, entre lo abstracto y lo figurativo. Fundó en  1963 el Grupo PRAXIS, al que se integran artistas importantes de su generación.


En 1966 se traslada a Nueva York, donde continúa trabajando collage y texturas muy fuertes, figuras y fetiches en paisajes urbanos. En los años 60, reorganiza el Grupo PRAXIS, asumiendo nuevamente su dirección e inicia una nueva serie inspirada por la geografía nicaragüense, predominando temáticas sobre volcanes, lagunas y charcos.


Este artista ha incursionado ampliamente en el dibujo, desde unas series iniciales de los 60 y 70, dibujos a lápiz, carboncillo y tinta, en tonos oscuros y sombríos que reafirman su temática. Posteriormente, sus monotipos consisten en la creación de latas aplastadas, trabajadas pacientemente en blancos y negros contrastados, sugiriendo verdaderas radiografías de su obra y revelando su idea obsesiva de elevar a objeto de arte el desecho.