•  |
  •  |

Apenas tiene 16 años y ya es la creadora de una novela, que además fue merecedora del mejor de los agasajos para un escritor: ser publicado. Hablamos de Fátima Alejandra Villalta, la responsable de “Plagas y anonimato”, material que se midió las costillas con material proveniente de escritores y poetas de trayectoria en el ámbito nacional.

Fue con el sinónimo de J.J. Gorki, en honor al novelista y dramaturgo ruso Alexéi Maximóvich Peshkov; Nijni-Novgorod (1868 - Moscú, 1936), quien utilizó el seudónimo ‘Máximo Gorki’. Las iniciales J.J. solo surgieron, confesó la joven matagalpina.

La novela, su novela
“Plagas y anonimato” fue el título que le dio a su crío literario, y de ahí Fátima nos detalla que “es una novela anónima, no menciona lugares ni fechas, y lo de plagas no se refiere a pestes físicas, hablo de odios, rencores, rivalidades”, especificó la joven, que muy conversadora y segura de lo que le gusta hacer, me miraba fijamente.

El contenido de la novela, su novela, se desarrolla en la trama de conflictos entre dos hermanos que se ven forzados a vivir juntos, pero se pelean por la soberanía de una casa, por autoridad, por rivalidades y esto hace que crezca el odio. Villalta explica que “todo es ficticio, hay algunas  referencias personales que no tienen trascendencia, algunos sueños y mucha lectura”.

Y hablando de lectura, este talento de la pluma no solo escribe, también le apasiona leer mucho, aunque confiesa no tener preferencia por algún escritor, se dio a la tarea de enumerarnos a los que recientemente ha leído, tales como Kafka, Sábato, García Márquez, Sergio Ramírez, y además confesó ser fiel lectora del suplemento El Nuevo Amanecer Cultural que publica los sábados EL NUEVO DIARIO.

Según Villalta, la narrativa no se ha desarrollado mucho en Nicaragua, pero toma como referencia para sus escritos a Sergio Ramírez y Lisandro Chávez. Manifestó que le fascina la poesía, aunque no la escribe.

El CNE impresionado

El Certamen para Publicación de Obras Literarias es un proyecto editorial que maneja el Centro Nicaraguense de Escritores, CNE, con el apoyo de la Embajada de Noruega. Dicho concurso se realiza desde 1995, y el libro de Villalta se suma a los títulos que hasta la fecha han publicado.   “Este año llevamos siete títulos que se suman al total de 176 libros publicados de autores nacionales, pues valga señalar que solo publicamos autores nacionales o nacionalizados nicaragüenses”, explicó Luz Marina Acosta, coordinadora del Proyecto Editorial.

Este año, confesó Acosta, nos sorprendimos pues es la primera vez, desde que se inició la convocatoria para este concurso, que se inscribe una persona tan joven como Fátima, “y que para llenar uno de los requisitos que se solicitan para la inscripción, como copia de la cédula de identidad, ella en su lugar nos envió una copia de su partida de nacimiento”, recuerda.

En cuanto a esto, Villalta manifestó que “ni siquiera sé cómo me siento, es inexplicable, es maravillosamente incierto. Creía que me estaban jugando una broma de muy mal gusto cuando recibí la llamada de Luz Marina”, remembraba emocionada. “Es que dimos a conocer el pasado 16 de mayo”, agregó a esto la Coordinadora del Proyecto, “los ganadores del certamen y la llamé a ella (Fátima), y hasta lloró, no me lo creía”, señala.

De manera que la novela “Plagas y anonimato” será publicada en los próximos tres o cuatro meses con un tiraje de mil ejemplares, enseguida será comercializada por medio del CNE.

Es importante mencionar a los otros ganadores en este certamen, a saber Martin Mulligan, Guillermo Leonel Tiffer y  Heberto Incer en el terreno de la narrativa (novela, cuentos, ensayos) y en el género de la poesía merecieron su publicación Edwin Yllescas, Álvaro Gutiérrez y Berman Bans. “Fue balanceado, premiamos la calidad”, agregó Acosta.

Cortas de Fátima Villalta:
Nació en Matagalpa, su color favorito es el verde porque es alegre y extrovertido. Escucha música poco comercial dentro del género de la trova, “me gusta Barry White”, dice. Si tuviese la oportunidad de ser alguien más confiesa que “no me gustaría ser otra persona, me gusta ser mujer, lo veo como un reto, es difícil, tenés que repartir codazos para ganar lugares en esto”, agregó. De hecho “en la novela plasmo sentimientos propios, quise ser una mujer muy hombre”, explica.

Es extrovertida, nos dijo, “no discrimino, me gusta ser muy conversadora, aunque no voy mucho a fiestas, más bien leo en mis ratos libres”, comentó.
Otro dato que supimos de esta joven escritora es que “me gustaría viajar a Perú a ver la tumba de César Vallejos y a México para conocer a García Márquez (donde ahora se afinca) … ¡me encanta!  ¿Qué le dirías estando frente a él?, le preguntamos. “Si fuera 40 años más joven le pediría que se case conmigo”, respondió sin titubeos.

Su plan: “dedicarme de lleno a la literatura, puedo hacer ensayos o críticas literarias”, manifestó. Pero en Nicaragua hay muchas personas que dicen que la literatura no da de comer, le comentamos, ¿qué pensás de eso? “Siento compasión por las personas que critican la literatura porque se pierden de mucho, es maravillosa, es un viaje sin pasaporte donde no hay xenofobia, no hay racismo”, se defendió.

Villalta se bachilleró el año pasado, pero se tomó este año para hacer lo que más le gusta: leer. Quiere ser periodista y escritora, y tiene como siguiente misión convencer a sus padres que eso es lo que quiere hacer con su vida.