•  |
  •  |

Nació en una noche de tragos como una apuesta por 1 mil dólares. Eran Miguel Halvey, conocido como el ‘Che’ en el medio radiofónico, ahora director de Rock FM 105.5 y, un periodista extranjero acompañado de otros personajes. El alegato nació porque el extranjero afirmaba que en Nicaragua no se podía hacer un programa de rock, pero desde esa noche hasta el día hoy, son 20 años que el programa ‘El Expreso Imaginario’ derribó esa barrera.
La respuesta de Halvey a esa afirmación fue que quizá a nadie se le ha ocurrido hacer un programa de rock, “porque como en los años 80 el tema era defender la revolución al rock quizá lo veían medio gringo, pero nunca”, hizo énfasis, “el rock estuvo prohibido en este país”, afirmó. De ahí echó a andar la idea y plasmar en las ondas hertzianas un mundo en donde se escuchara, supiera y destilara rock.  
Según recuerda Miguel, “estaba todo el mundo movilizado con un objetivo: defender la patria, entonces el rock nica que había nacido en los 70 se partió y quedó un bache de 10 años… entonces en esta charla se dijo que era imposible hacer un programa de rock en Nicaragua y yo me molesté… era un periodista extranjero, yo lo soy, pero tengo derecho porque hace 30 años vivo aquí, mis hijos y mi mujer son nicas, y sin broma, me siento nica-argentino y si tengo que defender a Argentina o a Nicaragua voy, si me tengo que meter a una trinchera, me meto”, dijo con su imperdible acento.

En busca de un espacio para ‘acunar’ el rock
Con todas las desventajas que Miguel tenía para lograr su cometido, su tesis se basaba en que la gente en Nicaragua tenía discos de rock en sus casas, “me hablaban de la ‘Tortuga Morada’ y de Santana… entonces supe que el nica también es roquero”, fue su conclusión. “Entonces el tipo me aceptó la apuesta con aires de cómo quien dice ‘ya gané, me vas a pagar mil dólares’, pues creyó que era broma de picados”, recuerda.
“A la mañana siguiente”, prosiguió la historia, “fui a ver a Luis López, en ese entonces director de Radio Universidad, y le dije que quería hacer un programa de rock. A López le gustó la idea y me dijo ‘hagámoslo’, pues “de joven Luis era roquero”, refirió el argentino de nacimiento y nica de corazón.  “De ahí empecé a pensar en miles de nombres y me acordé de una revista argentina que desapareció hace años, que mezclaba el rock con la cultura, era ‘underground’, traía poesía, artes visuales, diseños… se llamaba ‘El expreso imaginario’”, refirió cada vez mas entusiasmado, notándose en sus decibeles cada vez más altos.
Halvey agrega que esa revista le impactó, “era la síntesis de lo que para mí era el rock, no era solo la música, era la cultura, el arte”, resumió y “quise hacerle un homenaje a esta revista pues cuando chavalo me abrió los ojos en cuanto al rock y muchas ideas que surgieron en el 68, sinterizadas en las canciones de rock”, dijo.
Y estando en la cabina de la radio, con la computadora volando ‘merengue’, o mejor dicho volando rock a diestra y siniestra, el argentino inspirado no se percató que una de las rolas al aire había terminado, de modo que quedó el silencio. Se dio cuenta del bache, así que de inmediato sacó al aire otra de las rolas en programación y continuamos con la entrevista. “Por eso nunca hay que bajarle el volumen completo a los parlantes”, me advirtió con una sonrisa nerviosa.

La aceptación y la no aceptación
Estando al aire ‘El Expreso Imaginario’ en Radio Universidad, hubo una audiencia increíble, recuerda el Che. “Además gané la apuesta”, dijo entre risas. “Imagináte ¡gané mil dólares!, que en ese tiempo eran un cachimbo de reales”,  recuerda el argentino, quien también fue vocalista de una banda en su país natal.
“Pero también tuve mis enemigos y el programa corrió el peligro de salir del aire, pues había un grupo de gente que no entendían lo que yo hacía y empezaron a decir que estaba influyendo de manera negativa a la juventud”, manifestó con molestia por el recuerdo.
“En ese entonces Luis López me advirtió que me querían sacar del aire”, señala, “es más, hasta habían inventado una encuesta donde los jóvenes decían que les encantaba Radio Universidad, pero que demasiado rock… ¡y solo había un solo programa de rock!”, se sulfuró.
Sin embargo, externó Miguel, antes que me sacaran, López le dio la idea de hacer un concierto de rock, “así que en un aniversario de la radio hice el primer concierto grande de rock y convoqué desde la radio a la plazoleta interna de la UNI, con dos o tres grupos de garaje que es lo que había en ese momento”, manifestó y recuerda que “se puso la plazoleta hasta la ‘recontramadre’ y me di el gusto de ver a mis enemigos, que primero fueron a galería Praxis donde Radio Universidad realizaba la premiación de un concurso de pintura, y luego llegaron a la UNI y se sorprendieron, entre ellos Luis López que se sonreía y entonces el programa se salvó”, cuenta.

El expreso viajó
Halvey nos detalló el recorrido que ‘El Expreso Imaginario’ hizo. “En Radio Universidad estuvo al aire de 1991 hasta 1994, y paralelo realizaba un programa de TV que se llamaba el ‘Tren Imaginario’ en el canal 23”.
Luego el programa se fue a Radio Juvenil cuando ésta recién salió al aire y estuvo ahí hasta 1998. En esta emisora el argentino afirma haber conocido, de todos los jefes que tuvo, al mejor: Chuno Blandón. “Es al único que respeto, siempre me apoyó, me incentivaba para que soñara más, es un ‘animal’ de radio y él quería que yo lo fuera, y a pesar de la diferencia de edad, el me respetaba y del mismo modo yo lo respeto a él, es como mi mentor”, señaló el director de Radio Rock FM.
A continuación la ‘nariz’ apuntó a Radio 1, “y ahí por primera vez pude dirigir una radio, así que realicé mi sueño de educar a los jóvenes para que dejaran de decir que eran unos idiotas…”, explicaba, enfocado en el reto de hacer una radio distinta.
“Me fui de Radio 1, me quedé sin trabajo y luego fui a parar a Radio Hit, una etapa horrible porque esa emisora quedaba en un lugar horroroso”, recordó, y seguido nos confesó que fue llamado de Radio 1 nuevamente para realizar la segunda etapa de esta, “que fue muy exitosa”, aseguró.
Haciendo esta segunda etapa, Halvey recibió la propuesta de empezar de cero y “hacer una radio como me diera la gana, así que pensamos en radio Futura, pero en ese tiempo era un formato de rock pop, aunque fue la primera vez que me eché de cabeza a poner el cachimbo de música nacional, mi nueva apuesta”, describe. “Fue un éxito, pero después nada, pues como siempre me peleo con el jefe entonces me fui a la mierda y quedé sin trabajo un tiempo”, comentó el Che.
Ahora Halvey está al timón de Rock FM, “conseguí ser parte accionaria de Radio Tiempo, pero le cambiamos todo y creamos esta estación, entonces todos los chavalos que trabajaban en la Futura se vinieron conmigo… aunque pagábamos menos”.
Siempre el argentino-nica, aún siendo director, jamás dejó de conducir ‘El Expreso Imaginario’, el que hace 20 años, en el mes de mayo, nació para que el rock resurgiera de entre las cenizas y para celebrar este aniversario, el plan es hacer un evento multidisciplinario, no solo un concierto con bandas de rock, sino que además contenga artes que es la filosofía del programa. Esto, según nos dijo, está pensado realizarse en el mes de julio, posiblemente.
Al final de la amena plática que tuvimos este colega y yo, me confesó con aire melancólico, que cuando él muera desaparecerá el ‘Expreso Imaginario’, porque mirá che”, me dijo, “gané una apuesta de jodedera y luego esto se convirtió en la apuesta de mi vida…”.
El amor de este personaje hacia el rock y la cultura que este trae inserto también tiene otra razón, pues una de las facetas de Miguel fue como vocalista de una banda de rock en su país natal. Confiesa igual que el primer grupo que lo ‘flashó’ desde chico fueron los Beatles, después me enamoré de los Rolling Stones y después no pude parar… ¿Y la banda? Éramos una banda  de cover que ahora no recuerdo el nombre. Cantábamos canciones de los Creyentes de Agua Clara, de Rolling Stones, además de bandas en español así como Manal, no Maná, Los gatos, Espineta, Almendra, grupos argentinos de la época.
El nombre me pareció lindo, es un expreso, es un tren imaginario, que está en tu mente, lo imaginario abarca todo y yo quería hacer un programa donde tenía que haber a ‘guevo’, rock latino que era lo más urgente, porque se conocía poco y en el momento en que arranque poco también se conocía a Soda Stereo, Héroes del Silencio, Aterciopelados, Caifanes, Maná, Rata Blanca, Los Ángeles del Infierno…aunque también empecé a atacar con lo mejor de lo que estaba pasando con el grunge en ese momento como Nirvana, Pearl Jam, pero al mismo tiempo hice el balance con algunos clásicos. También, en esa época más que ahora, daba más información, traía artistas, hacía las entrevistas en vivo, invitábamos a las presentaciones del teatro, a las exposiciones de pinturas o lanzamientos de libros”, eso pasaba según detalló Halvey.