•  |
  •  |

El mejor regalo musical que las madrecitas recibieron en la víspera de sus celebraciones tuvo lugar la noche de este 26 de mayo en el Teatro Rubén Darío, donde la Camerata Bach y músicos invitados ofrecieron un concierto con 17 temas musicales románticos del cantante canadiense Paul Anka.
Con un abundante público, mayor de edad, el telón se abrió a las 8: 45 minutos de la noche y apareció al centro del escenario el cantante y guitarrista Larry Emerson del grupo “Petit Ball Gris” para interpretar “Somebody Loves Me” que Anka grabó en 1989.
Acompañado musicalmente por la Camerata Bach y otros músicos como Ronald Hernández, Nelson Gutiérrez y Mario Rocha en los teclados; Andrés Sánchez en la guitarra, Erick Hernández en el bajo y Melvin Vásquez y José “Chepe” Fernández en la percusión, Larry estremeció al público cuando comenzó a cantar “Crazy Love”, un tema que el cantante canadiense grabó en 1958.
Otros temas que formaron parte del concierto fueron “Tonight My Love Tonight”, “Time to Cry”, “You`re My Destiny”, “Time of your life” y otra serie de “dardos” que llegaron al corazón del público los que con sus aplausos demostraron que el “regalo” para las madrecitas había sido aceptado por el público.
Los otros cantantes que formaron parte del espectáculo fueron David Campos, exvocalista de Llama Viva y ahora integrante del Dúo Kaché, Carlos Baltodano, quien fue parte de la alineación que a inicios de la década del 2000 formó parte de los “Nuevo Rockets”, que dirigió el legendario guitarrista Ricardo Palma.
Fue notable como Baltodano dominó el escenario durante los temas que interpretó y fue el único de los cantantes que estrechó mejor una comunicación con el público asistente y hasta hizo un pase similar con el que hace muchas décadas atrás se identificó uno de los pioneros del rock and roll, Chuck Berry.
Otros de los temas que impactaron al público, vocalizado por David Campos fue “Diana”, un single que Paúl Anka lanzó en Julio de 1957, y rápidamente se convirtió en todo un éxito para este joven cantante, que por esos años buscaba alguna oportunidad en una discográfica para mostrar su talento musical. Esa canción fue inspirada en una joven de nombre Diana Ayoub cuando Anka tenía 15 años y de la que el cantante fue su loco enamorado.
El concierto lo cerró José Antonio Argüello con los temas “Put your head on my shoulder”, grabado en 1959 y la enigmática canción “My Way”, adaptada por Anka llegándose a convertir en un clásico mundial y grabada por muchos artistas como Frank Sinatra.