•  |
  •  |

Con un débil dispositivo de seguridad, en el que los reporteros, camarógrafos y fotógrafos se colaron hasta una de las puertas privadas de la funeraria en Santa Fe, donde velaban a Yolanda Miranda, Thalía llegó alrededor de las 12:30 horas de ayer, en una Suburban color arena, para estar en la misa de cuerpo presente de su madre, visiblemente contrariada y afectada por la situación.

Los reporteros le provocaron tanta incomodidad que su rostro reflejaba molestia, y constantemente movía la cabeza haciendo signos de negación, y sorprendida porque no le permitían bajar de la camioneta.

Cuando finalmente lo hizo, no dijo palabra alguna y caminó directo al elevador del sótano que la llevó al segundo piso donde está la Capilla 7 para después ser encaminada a la parroquia ubicada en el complejo de Santa Fe.

A sus ocho meses y medio de embarazo, la también actriz llegó con tacones altos, una blusa sin mangas beige y con su esposo Tommy Mottola, con quien se dice está un poco distanciada debido a que él no quería que viajara por cuestiones de salud.

Los restos de Yolanda fueron cremados. El motivo del deceso se confirmó como un derrame cerebral.

Laura Zapata arribó al velatorio alrededor de las 00:45 horas del sábado y permaneció allí toda la noche.

Raymundo Capetillo, Alicia Camps, cuñada de Ernestina Sodi; la productora Carla Estrada, el diseñador Mitzy, así como el padre José de Jesús Aguilar han sido algunas de las personalidades que se dieron cita en la ceremonia luctuosa.

“No se esperaba que pasara esto, así es la vida y no la tenemos contada. Ella (Yolanda Miranda) sintió un dolor de cabeza en la madrugada, y eso fue todo.

Doña Eva (abuela de Thalía), su madre, vio morir a su hija”, comentó Capetillo.
“Veo a Thalía devastada, obviamente tenía un lazo muy especial con su madre.

Perder una madre es algo terrible”, platicó, en tanto, Camps.

“Ernestina pudo comunicarse un día antes con su mamá, porque la relación con su madre era igual de estrecha que la de Thalía”, agregó. Ernestina Sodi, hija también de la fallecida, entró alrededor de las 12:14 horas a la funeraria por un acceso lateral sin dar declaraciones.

Diez minutos después la productora Carla Estrada, en su arribo, dijo que siempre la recordará como una mujer fuerte, entregada, divertida y amorosa.