•  |
  •  |

Pasada las once de la noche salieron a escena las luminarias venezolanas tan aclamadas por el público que se dio cita en la zona Pharaohs, la noche del sábado 28 de mayo.
En primera fila se podía observar a fans de todas las edades, pero sobre todo del segmento infantil, quienes tempranearon para agarrar lugares privilegiados que les permitiera apreciar de cerca al dúo que irradió energía y carisma durante toda la noche.
Entre baile y bla bla bla, Chino y Nacho interpretaron los temas que los han proyectado a la fama. “Tu angelito” fue la canción con la que abrieron el espectáculo que se caracterizó por poner a bailar a las niñas bonitas que pagaron por verlos.
El dúo se mostró interactivo y carismático, hizo participar a todos los presentes y logró congraciarse con sus fans pinoleros.  Nacho comentó que ya venían bien recomendados por “El príncipe de la salsa”, Luis Enrique Mejía, quien les advirtió del calor que hace en Nicaragua. Les sugirió no resistirse a degustar la gastronomía típica nacional, y puso mucho énfasis en declararse solteros ante las “niñas bonitas” que predominan en La Tierra de Lagos y Volcanes.
Sin embargo, fueron las nicas quienes se manifestaron rendidas ante el encanto de esos astros. Por un lado, Chino perverso luciendo una camisola negra ajustada a sus abdominales perfectas, dejando al descubierto esos brazos más formados que los de Popeye… y por otro lado, Nacho tan inocente, gracioso, divertido y elocuente. Ambos se complementaban entre sí, como la leche y el chocolate.
Al final pudimos escuchar reacciones que  compartían el mismo sentir, “aunque no conocíamos la mayor parte de sus canciones, más que cuatro o cinco, valió la pena pagar por ver”, concordaron sus fans.