•  |
  •  |

El País

Jeff Conaway, fallecido este viernes a los 60 años, trabajó muy duro para llegar a ser protagonista de la versión para Broadway del musical adolescente Grease. Logró encarnar a Danny Zucko, líder de la pandilla de los T-Birds. Sin embargo, cuando el musical se convirtió en una película, que ahora se considera de culto, los productores decidieron que el papel estelar lo ocupara la joven promesa que era John Travolta. Y Conaway se quedó con un papel secundario, el de Kenickie, amigo fiel y chico malo, que muestra su parte buena cuando se entera de que su novia puede estar embarazada.
Grease le dio a Conaway una breve fama en Estados Unidos. Nacido en Nueva York en 1950, en una familia que ya se dedicaba al teatro, debutó a los 10 años en la obra All the way home. Llegó a interpretar a Danny Zucko en Broadway durante 18 meses y luego se resignó a ser el segundo del reparto en Hollywood. En el plató de Grease conoció a Rona, la hermana de la actriz y cantante Olivia Newton John. Estuvo casado con ella entre 1980 y 1985.
Aquel papel secundario, sin embargo, le abrió las puertas de la comedia televisiva Taxi, un éxito que duró cuatro años, en el que trabajó junto a Danny DeVito y por el que fue dos veces nominado a los Globos de Oro, en 1978 y 1979.
A lo largo de una carrera irregular, Conaway combinó papeles en cine y televisión, como en el culebrón televisivo The bold and the beautiful (1989-90) y su interpretación del oficial de seguridad Zack Allan en la serie de ciencia ficción Babylon 5 (1994-98).
Dos décadas después aparecería en el programa de telerrealidad de VH1 Celebrity Rehab, donde intentaría, todavía, superar sus problemas con la cocaína y los analgésicos. No fue una despedida honrosa. Se desmayaba frente a la cámara. Se le veía drogado bajo los focos. En uno de los últimos episodios en los que apareció, le dio una patada a su novia en las costillas. Recientemente fue ingresado a causa de una neumonía que le provocó la muerte este viernes.