•  |
  •  |

Una voz serena y pausada al otro lado del teléfono atendía nuestra llamada. Era Jesús Adrián Romero, el cantautor mexicano de música cristiana que el próximo 15 de julio regresa a nuestro país por tercera ocasión, para ofrecer un concierto junto a Marcela Gándara.

Conversamos con el poeta de música cristiana sobre las novedades que tiene preparadas para esa gran noche que muchos esperan desde la última vez que pisó suelo pinolero, sin embargo nos topamos con un personaje muy elocuente y acertado, cargado de vibras positivas y frases inspiradoras que nos daba pauta para obviar la barrera del teléfono y prolongar la entrevista sin presión, como si tal la realizáramos frente a frente.

Nos proyectamos en ese espacio personal donde compone sus canciones, ese que nos describió como el templo decorado con elementos simbólicos que lo conectan con Dios y con su “yo” interior. Él en su reclinatorio. En una pared una cruz colgando imperiosa y en la opuesta, una corona de espinas. La Biblia al lado, ese libro sagrado que despeja sus dudas cuando lo amerita.

Empezamos hablando del repertorio musical que pondrá en escena durante su próxima visita y nos adelantó que esta ocasión viene promocionando los temas del disco “El brillo de tus ojos”, por lo que combinará los temas de esa producción musical. Además hará un recorrido por los éxitos que ha cosechado en el transcurso de su carrera. La novedad es la participación de Marcela Gándara, quien despuntará la velada. Luego ahondamos en los detalles que hacen de Jesús Adrián Romero el artista cristiano que mueve multitudes y transforma corazones con su poesía hecha canción.

END: ¿Qué inspira la lírica de tus canciones?
JAR: Yo lo ubico en ese orden, Dios, la familia y la vida en general… En medio de la tragedia y la destrucción que hay en nuestro mundo, hay cosas bellas que tenemos que celebrar todos los días. Cada vez que despertamos y vemos la luz del sol tenemos algo que celebrar, entonces  creo que la vida en general es una fuente de inspiración.

END: Una de nuestras lectoras del diario nos pidió que te preguntáramos qué sentís cuando estás cantando “Mi universo”.

JAR: Depende de donde esté. Ha habido ocasiones donde he subido al escenario y antes he estado platicando con el niño que tiene cáncer que lo llevaron para que le cantara. En ese momento mi universo cobra una dimensión totalmente diferente. Si llegamos a un país afectado por desastre natural o la violencia… la canción se  vuelve muy importante, porque cuando nosotros hacemos de Dios el centro de nuestro universo de nuestras vidas, las cosas se componen, se arreglan, nos relacionamos mejor… entonces las circunstancias cambian en dependencia del lugar.

END ¿En Nicaragua por ejemplo?
JAR: En Nicaragua nos inspira mucho el cómo la gente canta, como las canciones hacen eco en su corazón y creo que tiene que ver con la necesidad de los países latinoamericanos. Hay países a los que uno llega y tienen necesidad de fe en su corazón por su contexto social, y esa canción vino de alguna manera a inspirarlo.

END: Naciste en México, donde la industria musical es feroz, ¿cómo hiciste para encajar y tener éxito ante una competencia tan férrea dominada por el entretenimiento, más que por lo espiritual?

JAR: Creo que tiene que ver con varias cosas, una de ellas es hacer la música que hacemos, con excelencia. Tenemos músicos de primer nivel que viajan con nosotros a los conciertos, entonces nos preocupamos porque la calidad musical sea buena. También tratamos de ser muy sinceros y honestos, hacer una poesía   que viene del corazón. Y luego lo más importante es el mensaje que estamos tratando de comunicar… nuestro mensaje es que en el corazón del ser humano hay una necesidad y un vacío muy grande que solo puede ser llenado por Dios. Entonces cuando se combinan esos tres factores hay éxito.

END: Esos tres factores los llevaron incluso a ser nominados a los Grammy Latinos en 2010, ¿qué tal la sorpresa?
Son cosas importantes, pero al final del día lo más importante es cuando te paras en una plataforma frente a miles de personas y los escuchas corear una canción que escribiste tú sólo, en tu recámara… entonces creo que esa viene siendo una recompensa mucho más grande. Un ejemplo es un joven que se me acercó al final del concierto y me dijo: “hace dos años yo estaba viviendo en depresión, estuve a punto de suicidarme y alguien me regaló uno de tus discos que vino a hacer una revolución en mi vida, un cambio… ya no quiero suicidarme, soy otra persona”, creo que eso viene a ser más importante.

END: México, tu país natal, enfrenta ahora una crisis por la narcoactividad… vos como consejero espiritual, ¿qué opinas?

JAR: Creo que las razones son múltiples, algunas ajenas al pueblo de México y otras que tienen que ver con nosotros como mexicanos, pero creo que lo mejor sería  tomar cada uno de nosotros responsabilidad personal. Con mucha frecuencia apuntamos con el dedo, apuntamos al gobierno, a los narcotraficantes, al gobierno de Estados Unidos y muy poco volteamos a ver lo más importante, vernos a nosotros mismos y analizar qué es lo que personalmente estamos haciendo mal. Cada día que vivimos tenemos la oportunidad de decidir entre si hacemos las cosas bien, o hacemos las cosas mal… desde una acción, una transacción… tenemos que pensar  en nuestra responsabilidad personal, empezar por nosotros para cambiar la situación de nuestro país.

END: ¿Creés que la música es una plataforma que puede aportar a ese cambio, una conciencia más positiva y propositiva?

JAR: Creo que no haríamos lo que estamos haciendo si no creyéramos en el poder de un mensaje. En tres minutos de una canción puedes decir lo que se diría en un seminario de todo un fin de semana. La música tiene el poder de tocar las arterias del corazón, llenarlo de un mensaje efectivo y poderoso. Tiene que ver en ese cambio.

Tomen nota
Jesús Adrián Romero se presenta el 15 de julio junto a Marcela Gándara, como parte de su gira promocional “El brillo de mis ojos”. El concierto se realiza en el terreno contiguo al edificio Pellas.

Ofrenda: Vip: 18 dólares; Preferencial: 12 dólares.