•  |
  •  |

Aquellas gotas de sudor que caían de manera lenta  y agitada en los rostros, que demostraban cansancio, insinuaban que todos iban a desistir; sin embargo, sus cuerpos no dejaban de bailar y la emoción se expresaba en cada paso, en el Zumbathon realizado la tarde de ayer en el Centro Juvenil Don Bosco.

El ritmo latino, los aeróbicos y los movimientos continuos, inundaban a las más de 50 personas cargadas de energía, que se dieron cita en el salón, para ser parte de esta maratónica jornada con fines altruista: “recaudar fondos para apoyar a los jóvenes de Don Bosco en la realización de sus encuentros espirituales.

El promover este tipo de actividad en Nicaragua, y apoyar a los jóvenes de “Don Bosco Amigo”, fueron dos de las razones principales para llevar a cabo este maratón de Zumba, en el cual se pretende mezclar danza y ejercicios para mejorar la salud física y mental de los participantes, comentó el profesor de danza José Enrrique Larios, organizador del evento que además contó con la participación del instructor Omar Reyes, psicólogo y profesor profesional en Zumba.

La sonrisa dibujada en su cara, su ropa pegada al cuerpo y la emotiva forma de hablar acerca del Zumbathon, dejaba ver el éxito que representó para el invitado especial, Omar Reyes, profesional en Zumba.

Además, los gritos dados por José Enrique Larios, organizador de dicha actividad, animaban aun más para que las personas continuaran en el incesante ritmo sonado, el cual parecía que nunca iba a finalizar.

El tamaño, la edad, el peso o el sexo, no importó. En este evento hubo personas que asistieron por distintas razones, pero una en común: apoyar la causa y disfrutar el ejercicio, relajando sus mentes y cuerpos.