•  |
  •  |

Neurólogo-Psiquiatra

 

El cáncer de colon es una enfermedad producida por un tumor maligno ubicado en la pared del colon o del recto, es decir en el intestino grueso, que corresponde a la última parte del tubo digestivo.

El colon forma parte del Aparato Digestivo, órgano cuya función consiste en eliminar y procesar los nutrientes de los alimentos como las vitaminas, los minerales, los carbohidratos, las grasas, las proteínas y el agua. También ayuda a eliminar los desechos del cuerpo.

El Aparato Digestivo está formado por el esófago, el estómago y los intestinos delgado y grueso. A los primeros seis pies del intestino grueso también se le llama colon, mientras que las últimas seis pulgadas se denominan recto y conducto anal, este último termina en el ano (apertura del colon parte exterior del cuerpo).

 

Un flagelo sin fronteras

En los países desarrollados este se sitúa entre las primeras causas de muerte por cáncer. En Chile ha tenido un crecimiento progresivo para situarse dentro de los 3 a 5 tumores que causan más muertes; en cifras se habla de un promedio de mil muertes al año.

En los Estados Unidos según los últimos reportes del CDC, su tasa de crecimiento ha disminuido en los últimos años, posiblemente a que más personas acuden a hacerse los exámenes para su detección temprana, y también por más información brindada por los medios de comunicación.

 

Factores de riesgo

Cualquier cosa que aumente la posibilidad de presentar una enfermedad se llama factor de riesgo, esto no significa que se va a tener un cáncer, así como no tener factores de riesgo tampoco es sinónimo de padecer de cáncer. Las personas que creen estar en riesgo deben consultar el tema con su médico.

 

Los factores de riesgo incluyen los siguientes aspectos.

Tener 50 años o más.

Antecedentes familiares de cáncer de colon o del recto.

Antecedentes personales de cáncer del colon, recto, ovario, endometrio o mama.

Antecedentes de pólipos (trozos pequeños y protuberantes de tejido) en el colon.

Antecedentes de colitis ulcerosa (úlceras en el revestimiento del colon) o enfermedad de Crohn.

Ciertas afecciones hereditarias, tales como la poliposis adenomatosa familiar y el cáncer del colon hereditario sin poliposis.

 

¿Qué síntomas produce el cáncer de colorectal? 

En sus primeras etapas este cáncer puede ser silencioso y no dar molestias

Sangre en las deposiciones

Anemia.

Cambio en la frecuencia o en la consistencia habitual de las deposiciones.

Dolor o molestias abdominales    de aparición reciente.

Pérdida de peso sin razón conocida.

Fatiga o cansancio constante.

Si usted presenta alguna de estas molestias debe consultar a su médico. Solo él o ella podrán determinar la causa de estos síntomas por medio del análisis de su historia clínica y examen físico y de los exámenes pertinentes, en caso de que los considere necesarios. Afortunadamente en la mayoría de los casos con estos síntomas no será debido a un cáncer colorectal.

 

¿Se puede prevenir el cáncer colorectal?

A través de una estrategia educativa apuntando a la prevención de los factores de riesgo para el cáncer colorectal, como la promoción de estilos de vida saludables, puede evitar la aparición de este cáncer. Entre las medidas recomendadas están:

Con referencia al estilo de vida.

Es recomendable la realización de ejercicio físico regular ya que hasta en un 40% puede disminuir el riesgo de desarrollar cáncer de colon.

 

Evitar el sobrepeso y la obesidad, ya que estos son factores asociados al desarrollo de cáncer de colon.

Es recomendable evitar el consumo de tabaco, ya que su uso a largo plazo se asocia a cáncer de colon.

Modere el consumo de alcohol, ya que su ingesta en exceso favorece la aparición de cáncer de colon.

 

Con referencia a la dieta

Es recomendable moderar el consumo de carnes rojas, en especial las procesadas (embutidos, salchichas), muy cocida (quemada) o en contacto directo con el fuego, ya que esto favorece la aparición de sustancias con potencial cancerígeno como las aminas heterocíclicas.

Consuma una dieta rica en fibras, vegetales y fruta de todos los colores, ya que poseen diversos elementos que nos protegen den cáncer como son los antioxidantes, la fibra, minerales y vitaminas, Ingerir regularmente en especial verduras verdes oscuras como acelgas, espinacas que son ricas en ácido fólico un elemento protector para el cáncer de colon. Es recomendable varias porciones de frutas y verduras al día.

 

Consuma leche no entera y productos lácteos ya que su ingesta se ha asociado a una disminución de cáncer de colon. 

 

¿Puede detectarse el cáncer de colon antes de que este aparezca o en sus fases iníciales?

Los exámenes de pesquisa (screening) y/o detección precoz pueden detectar pólipos en el colon o recto. Los pólipos son tumores que en sus etapas iniciales son casi siempre benignos, si estos se extraen a tiempo se puede prevenir el cáncer.

Estos mismos exámenes pueden detectar un cáncer colorectal en su fase inicial, cuando aún no hay síntomas. En la mayoría de las personas que se someten a estos exámenes de pesquisa no se encuentra ninguna alteración del intestino; sin embargo, en las que se encuentra se puede realizar un diagnóstico y tratamiento oportuno.

 

¿Qué exámenes de pesquisa o detección precoz existen?

Examen de sangre oculta en deposiciones: Se trata de un examen que detecta la presencia de mínimas cantidades de sangre en las heces, que no se aprecian a simple vista.

 

Sigmoidoscopia: Se explora el recto y los primeros 60 centímetros del colon mediante un instrumento flexible que lleva una pequeña cámara en su extremo y se introduce en el ano. Se pueden tomar biopsias.

 

Colonoscopia: Se explora todo el recto y colon mediante un instrumento flexible que lleva una cámara en su extremo, se pueden tomar biopsias y extirpar completamente los pólipos.

 

Scanner (colonoscopia virtual): Es una tomografía axial computarizada, a través de un programa de computación apropiado puede visualizar específicamente la superficie interna del colon y puede detectar pólipos.

 

Opciones de tratamiento

Dependen de la etapa del tumor, es decir cuánto se ha diseminado, o a qué profundidad ha llegado en la pared intestinal y otros tejidos así como también si se ubica en el colon o en el recto. Existen cuatro etapas de estadio del cáncer más la etapa de cáncer recurrente.

La radioterapia se puede usar para reducir el tamaño del tumor antes de extirparlo, o para destruir las células que puedan haber quedado después de la cirugía.

La cirugía sigue siendo el tratamiento más eficaz para el cáncer colorectal, La radioterapia es más eficaz como tratamiento adicional o coadyuvante antes o después de la cirugía. Reduce la posibilidad de que el cáncer se disemine o vuelva a aparecer. A menudo la radioterapia se usa al mismo tiempo que la quimioterapia para aumentar el efecto de la radiación. La quimioterapia se puede dar por vía venosa o vía oral.

La radioterapia tiene sus complicaciones que pueden ser diarrea o defecación frecuente, fatiga, pérdida del apetito y enrojecimiento de la piel en el sitio donde los rayos X entran al cuerpo.  Por lo  general, los efectos secundarios desaparecen poco a poco después de terminar el tratamiento.

La quimioterapia se trata de medicamentos intravenosos u orales para matar las células cancerosas. La quimioterapia a menudo se administra para reducir la probabilidad de que el tumor reaparezca en otra parte del cuerpo. Habitualmente se administra con el tiempo y se alternan períodos con y sin tratamiento, esto alivia los posibles efectos secundarios como alteraciones de los recuentos celulares, fatiga, diarrea, llagas en la boca y afección del sistema inmunológico.

 

Pronóstico:

El cáncer de colon es, en muchos casos, una enfermedad curable si se detecta a tiempo.

El pronóstico depende de muchos factores, entre ellos el estadio o etapa de la enfermedad. En general, cuando el tratamiento se hace a una edad temprana, muchos pacientes sobreviven al menos 5 años después del diagnóstico.

Si el cáncer de colon no reaparece al cabo de 5 años, se considera curado. Los cánceres en estadios I, II, III se consideran potencialmente curables. En la mayoría de los casos, el cáncer en estadio IV y el cáncer recurrente no son curables aunque pueden existir excepciones.

 

Dr. Francisco Javier Martínez Dearreaza. Le invito a leer mi blog Deareazablogspot.com

Universitá degli Studi di Pavia-Italia.

Clínica San Francisco.

De donde fue Camas Luna de Montoya, 90 varas arriba.

Teléfono: 2222-2494

Móvil: 8877-1894

 

articulospsiquiatria@hotmail.com