•  |
  •  |

Sus expresiones, que demostraban interés hacia el espectáculo reflejaban que aquellas inocentes criaturas se habían trasladado al mundo mitológico de las historias del libro “Popol Vuh”. La obra fue una adaptación de Oscar Morales y representada por Egly Larreynaga y Pamela Palenciano, dos actrices de “Los Perdidos Teatros” que hicieron muestra de su talento desde un salón del Centro Cultural de España en Nicaragua, CCEN.

Aunque la naturaleza no cesaba de imponerse, en una tarde totalmente lluviosa, este sábado, eso no fue un obstáculo para que los niños asistieran junto a sus padres a disfrutar y conocer sobre cómo fue la creación del Sol y la Luna, y cómo las serpientes emplumadas intentaban darle vida a los humanos, según el libro sagrado de los indios Quiché.

También en esta obra personificaron, a través de títeres, máscaras y otros recursos, la leyenda de dos jóvenes semidioses atrapados en un ambiente de envidia, ira y engaño, encarnados en el señor Xilbalbá.

Las risas de los infantes y el sonido creado por instrumentos musicales como panderetas y otros, se apropiaron del  ambiente histórico simbolizado por las emociones reflejadas en las intérpretes y por los objetos utilizados en el salón: animales y personas de madera, hojas, piedras y más.

El teatro, otra alternativa
Para Elieth Cabezas, responsable de la programación del CCEN, el teatro es un entretenimiento cultural y educativo, además es una manera para crear curiosidad en los niños y acercarlos a la lectura, para rescatar las principales obras y promover la cultura.