•  |
  •  |

Entre altos y bajos, la XVI edición del Festival Internacional de Teatro, Monólogos, Diálogos y Más, llegó a su fin la noche de ayer viernes, cerrando con broche de oro el nacional Teatro de Títeres Zocataca, que con su obra “El nica más nica” asumió la difícil misión de ser la última impresión de esa maratónica jornada, que en resumen logró buena convocatoria, algunas veces superando las mismas expectativas de los organizadores, otras no tanto. Pero esos detalles no opacaron el éxito alcanzado.

Sin temor a equivocarme, podría decir que El Pont Flotan obtuvo la mejor calificación  del festival. La obra “Como piedras” superó las expectativas del público con una Sala Experimental rebasando su capacidad. Muchos tuvieron que buscar espacio en el piso, al no encontrar butacas.

De una manera ingeniosa, creativa y divertida, Jesús Muñoz, Joan Collado y Pau Pons, los protagonistas, lograron sumergir al público en el argumento de la obra, una reflexión sobre el paso del tiempo basada en una versión de su propia realidad.

La conjugación de recursos audiovisuales, con la actuación de sus protagonistas generó buenos comentarios, así como el elemento sorpresa de mezclar en el público a los padres verdaderos de los personajes, rompiendo la barrera entre el escenario y la audiencia, a través de la interacción.

Hubo un momento que vale la pena mencionar y fue justo cuando el rin rin de un teléfono interrumpió la velada. Los cercanos no se privaron de callar al inconciente que no acató la petición de apagar su móvil. Para sorpresa de todos la sala se iluminó dejando al descubierto a la madre de Jesús, el actor, quienes empezaron a interactuar, haciendo parte de la escena, al público.

Es una lástima que “Como piedras” solo se haya presentado una vez. No puedo decir lo mismo de la puesta en escena de “Tres viejos mares”, obra para la cual se había generado la misma expectativa. Desafortunadamente después de ver a los españoles en acción, la unión centroamericana de los actores de Guatemala, Honduras y El Salvador se enfrentaron a un público más exigente y crítico.