•   LEÓN  |
  •  |
  •  |

La belleza arquitectónica del frontis, de la Basílica Catedral de León, fue el elemento principal que complementó el escenario, utilizado por el Ballet Folclórico Nicaragüense el viernes, donde centenares de visitantes nacionales y extranjeros disfrutaron de extraordinarios bailes y representaciones artísticas autóctonas.


La festividad organizada por la Comisión de Cultura de la Diócesis, después que la Unesco elevó a la Catedral el pasado 28 de junio, a categoría de Patrimonio Mundial de la Humanidad, finalizan hoy 31 de julio, con la celebración de una solemne eucaristía y Te Deum, presidido por monseñor César Bosco Vivas Robelo, obispo de la Diócesis de León, y la participación del clero diocesano, instituciones, empresas privadas, invitados especiales y público en general.


El interior del emblemático monumento, permanece completamente iluminado con juegos de luces, y música sacra, se resaltan las extraordinarias obras pictóricas de la colección de la vía sacra, recién restauradas por la Fundación Ortiz-Gurdián, además cadetes, y oficiales de la Policía Nacional, resguardan el lugar y sus alrededores.


El cuerpo diplomático acreditado en el país, participó este sábado a las 8:00 de la noche, del concierto de la Camerata Bach, y el domingo a las 8:00 de la noche, las festividades culminarán con la presentación artística del Ballet Folclórico de Rosalpina Vásquez, una de las artistas, y rescatadoras culturales, más sobresalientes en León.

Incrementa el turismo
A partir de la inclusión a la lista de Patrimonio Mundial, la Basílica Catedral ha sido visitada por miles de turistas nacionales y extranjeros, que además de admirar su arquitectura, obras pictóricas, esculturas, mueblería, imágenes, aprovechan para admirar la orfebrería y fotografías, que forma parte de la exposición, que aún puede verse en los pasillos del Patio Príncipe, en el área noreste, en el interior del edificio religioso.

Una verdadera joya arquitectónica

La Insigne y Real Basílica Catedral de la Asunción de la Bienaventurada Virgen María, construida entre 1747 y principios del XIX, es una reconocida joya de la arquitectura iberoamericana y uno de los principales edificios de la transición del barroco al neoclásico, con un estilo que puede considerarse ecléctico.


Tiene valor histórico por ser, desde 1531, la sede episcopal de la primera Diócesis de la Iglesia Católica en Nicaragua. Es una de las diócesis más antiguas de América. En 1913 se limitó a Diócesis de León, para crearse las Arquidiócesis de Managua, la Diócesis de Granada y el Vicariato de Bluefields.


Aunque no fue construida para fortaleza, ha servido como tal en dos momentos históricos de Nicaragua: 1823 época del saqueo de los piratas, y en 1979, la liberación de la Guerra Nacional.


El 15 de noviembre de 1999 en sesión solemne de la Asamblea Nacional, fue nombrada Catedral de León: “Edificio del Milenio”.


Según Nidia Martínez de Gurdián, Presidenta Departamental de la Cámara de Turismo (Cantur), no hay que olvidar, que la Catedral ha sido fuente de inspiración para personalidades que tomaron su pluma, y escribieron sobre ella: Rubén Darío, el obispo Morel de Santa Cruz, Efraín Squier, entre otros grandes de la historia.


Agregó que los nicaragüenses deben informarse aun más sobre este edificio emblemático, donde descansan los restos de célebres personajes, cuya capacidad intelectual ha sido reconocida por el mundo, entre ellos: Rubén Darío, padre de la séptima escuela de la lengua española “El Modernismo”.


Además de Miguel Jerónimo Larreynaga y Silva, prócer de la Independencia Centroamericana, el maestro del Pentagrama Musical José de la Cruz Mena, Máximo Jerez y Juan Bautista Sacasa, ambos presidentes de la nación, el Doctor Edgardo Buitrago, distinguido académico e historiador leonés, autoridades eclesiásticas, entre otras.  Según Martínez, es urgente que se desarrollen proyectos de ordenamiento en el entorno de Catedral, que garanticen la proyección de su imagen.


“La instalación de luminarias que realcen su frontis, tratamiento especial para eliminar oxidación por humedad en sus paredes, reubicar en otro sitio a los vendedores ambulantes que se encuentran a su alrededor, retirar rótulos, toldos de ferias y cables aéreos que contaminan visualmente; desautorizar el uso de altoparlantes, y multar a quienes dañen o ensucien el edificio”, dijo.


La funcionaria y empresaria turística destacó que el título de Patrimonio Mundial a la Catedral, dinamizará el desarrollo del turismo en León, por ello el desafío es revalorizar la Catedral como un importante atractivo en armonía con una oferta competitiva orientada al turista y residentes.


Agregó que hay que mejorar la infraestructura de apoyo a los servicios turísticos, garantizar medios accesibles y seguridad al patrimonio, intensificar más la promoción nacional e internacionalmente, fortalecer las actividades o eventos a lo largo del año, consolidar alianzas de cooperación, facilitar la inversión y modernización cumpliendo estándares que nos permitan preservar esta bella ciudad colonial, refirió.