•  |
  •  |

Con la realización de un espectáculo cultural y la entrega de estatuillas doradas (“Gorditas de Oro”) a instituciones y amigos que la han apoyado, la cantante del género romántico Marina Cárdenas celebrará este 20 de agosto en la Cinemateca, contiguo al Centro Cultural Managua, sus 45 años de vida artística.

El espectáculo tendrá como maestro de ceremonia a don Hugo Hernández Oviedo, quien presentará una constelación de artistas que actuarán en saludo a la “Gordita de Oro”, calificativo que le acuñó el conocido hombre del espectáculo radial, el ya fallecido Gustavo Latino. Fue este personaje quien descubrió el talento musical de Marina al llevarla a su programa radial “Atardecer tropical”, que se transmitía por Radio Corporación.

Está prevista la llegada a Nicaragua desde Texas, EE.UU, del cantante nicaragüense Tommy Linarte, quien adelantó que en el homenaje interpretará “Ay como sufro” de Armando Ávila, más “La Cumbia Chinandegana” y “Miriam”, tema que grabó y popularizó Luis Méndez de la Rocha con los Arieles de México.

Otros de los artistas que participarán en la velada cultural son: Fernando Navarrete, Miguel López, bailarines de la última etapa de los años sesenta, la cantante Flor de María Medina, quien desde mayo pasado retorrnó a Nicaragua después de residir en los Estados Unidos; Manuel Poveda (“La Dorita”), Miguel Ángel Tercero, Edwin Torres, un cantante de música ranchera de la época de la “Gordita de Oro”, entre otros.

Marina no tiene ni mansiones ni yates de lujo “porque aquí en Nicaragua los artistas tenemos que andar arañando como los gatitos y gracias a Dios no se nos cierran las puertas porque algunos amigos nos apoyan entre ellos periodistas de radio, televisión y prensa escrita que siempre me han dado el apoyo desde que me inicié”.

“No espero grandes regalos a como reciben los artistas internacionales, basta con lo que Dios me ha dado y la “Gordita de Oro”, yo se las regalo cada año a las empresas, instituciones y amigos que me han apoyado”, dijo la cantante que ha grabado temas de Roger Fisher y William Bendeck. Este último autor de temas como “Luna de miel en Pochomil” y “Mi novia granadina”, que grabó César Andrade.

Marina también grabó “La minifalda” de Carlos Mejía Godoy, así como temas de Ricardo Acosta entre ellos “Vuelve porque te quiero”. Tiene previsto grabar un nuevo disco “pero tengo que ver quién me apoya para costear la grabación en estudio y el pago de los músicos.

Su primera actuación como cantante
Marina recuerda su primera actuación como cantante aficionada. “Siempre salía cantando aquella canción que la primera estrofa dice: “La vida es una tómbola…”, esto ocurrió en el auditorio de Radio Mundial antes del terremoto del 72, así como en presentaciones en los teatros González de Rivas y Granada.

Después incursionó en el género bolero cantando casi todos los temas de Olga Guillot y Armando Manzanero. El primer tema musical que cantó como profesional fue “Guantanamera” a la edad de 22 años, donde recibió los aplausos del público y así se abrió las puertas para ser contratada para cantar en El Versalles, El 113, el Club Plaza que quedaba en la parte occidental de la Plaza de la República.

La noche que se inauguró el Teatro Rubén Darío (6 de diciembre de 1969), Marina cantó “Guantanamera” en el Club Plaza, lo que provocó fuertes aplausos del público que pedía otra canción más. Esto obligó al entonces dueño del negocio, Otto de la Rocha, pedirle a Marina que saliera nuevamente ante el público porque si no salía le iban a desarmar el local.

En el Teatro Rubén Darío se le hizo un homenaje musical a Marina y al connotado pianista Tránsito Gutiérrez. En las paredes de la sala de su casa están los pergaminos, placas de reconocimiento y medallas que a lo largo de la historia ha venido recibiendo la “Gordita de Oro”. “No he tenido que salir de mi país para ser profeta”, dijo la cantante quien reconoce que el pueblo de Nicaragua es su familia porque es el que le ha reconocido.

(*) Colaboración