•  |
  •  |

Aún en absoluto silencio, Gaspar Henaine Pérez ‘Capulina’ sigue presente y provocando felicidad. Familiares, como su ahora viuda, María Elena Frías, y amigos entrañables como el luchador Tinieblas, despidieron al cómico, quien cerca del mediodía de ayer fue cremado. Su hijo, Antonio, recordó sus últimas palabras.

“Antes de que lo operaran platiqué con él, con lágrimas en los ojos se entregó al Señor (Jesucristo). Lo último que me dijo fue: ‘Yo de aquí no me muevo sin que mi vieja me dé la bendición’, inmediatamente corrimos por mi mamá”, recordó, sonriendo, Antonio Henaine, sobre lo último que expresó su padre antes de entrar al quirófano.

Una hora antes de que los restos de Capulina fueran trasladados al lugar de cremación, se dio cita en la sala 3 del lugar, su compañera por más de seis décadas.

“62 años de casados, (fueron) hermosos, hermosos. Mis hijos, nietos y bisnietos me están apoyando en este momento tan terrible”, expresó la viuda, doña María Elena, quien en silla de ruedas, añadió: “Les pido que no lo olviden”, una solicitud para los fieles de Don Gaspar.

Su legado en la pantalla chica es bien recordado, gran parte gracias a su mancuerna con el enmascarado Tinieblas, quien se dio tiempo de compartir una de las tantas pláticas que tuvo con el ahora occiso.

“’¿Oye, ya tienes arrugas?’ Yo creo que sí, lo bueno que uso máscara. ¿Y a tí Gaspar, ya te están saliendo? ‘Una que otra, Tinieblas’. Si quieres te presto una máscara”, rememoró el luchador.

Alrededor de 50 fieles de El Rey del Humor Blanco acompañaron sus restos, quienes pese a estar visiblemente tristes, entonaron porras en honor del cómico. Aún se desconoce donde descansarán sus cenizas; así como los homenajes que se le realizarán, pero es posible que la Asociación Nacional de Actores (ANDA) le organice uno.

Record.com.mx