•  |
  •  |
  • END

Edgard Barberena S.


Bajo la dirección del maestro en la guitarra, “Petrosky” (Vinicio Petronio Argueta Noguera), quien militó en los Black Demons en 1970, este lunes 5 de mayo se lanzará el cuarteto “Managua-Fussion”, que interpretará jazz, blues, bosanova y samba.

La presentación será en El Panal, ubicado detrás de la Escuela de Danza, donde Orlando Rayo y Marjuri han estado impulsando esos géneros musicales y donde participaron Jerson Vásquez, el fallecido Arnulfo Oviedo, Diego Aguirre y otros que comenzaron algo diferente.

En este sitio iniciaron a tocar Jerson y Petrosky, mientras se establecieron los miércoles de jazz, “pero ahora hemos formado un cuarteto donde participa la cantante norteamericana Nan McCurdy”. Los otros músicos son el ex bajista del grupo La Calle, Walter Ortega, y en la batería Hernán Correa Junior, de 17 años de edad.

Walter también militó en la “Máquina del Poder”, así como en “Alma de Fuego”, que lideró el norteamericano Tony Ferrari, mientras que el joven batero es hijo del viejo Hernán Correa, que toca batería en la Máquina del Poder. El chavalo también toca con una banda que interpreta Heavy-metal
Dijo que el nombre del cuarteto es porque en Managua está el núcleo del comercio, así como de la cultura. Sobre el término fussion dijo que es porque el género de música está en el jazz, blues, bossanova (género musical de origen brasileño que surgió a finales de los años 50)y la samba.


Habla norteamericana
La cantante estadounidense (nacida en el estado norteamericano de Illinois y en la ciudad de Jackson)dijo a VARIEDADES que comenzó a vincularse con los músicos nicaragüense en 1992, en la Buena Nota, con Mario Montenegro.

“Comencé a cantar con Jerson Vásquez y “Petrosky”, así como otros músicos, entre ellos Arnulfo Oviedo. Hace siete años cantó con el grupo Amadeus, de Orlando Molina, y “ahora me invitaron a cantar con Managua-Fussion”, y adelantó que dentro de los temas de blues que cantará está “Summertime”, de la “Diosa blanca del blues”, Janis Joplin.

El canto lo trae en la sangre, ya que su mamá era pianista y le gustaba mucho el jazz y la samba, “y por eso conozco miles de canciones”, al tiempo que dijo que el ambiente del Panal siempre es muy cultural y bohemio, “además de que es un lugar donde la comida es bien barata, porque un churrasco vale 80 córdobas”.