•  |
  •  |
  • END

El astro brasileño del AC Milan, Ronaldo, dijo estar desvastado por el incidente que lo involucró con tres travestis la semana pasada, y que el hecho “manchará” para siempre su vida.

“Hice una gran tontería en mi vida personal”, declaró la noche del domingo a la TV Globo el futbolista de 31 años, quien se declaró “avergonzado” por el incidente.

“Esto mancha para siempre mi carrera, pero tengo que reconstruirla. Es como si un huracán derribase mi casa. Tengo que reconstruirla”, manifestó el artillero.

“Todos estamos expuestos a cometer errores, y yo cometí un error al buscarme esto”, dijo Ronaldo. “Lloré mucho. Estaba increíblemente avergonzado”, agregó.

Ronaldo, quien se está recuperando de una lesión en la rodilla, fue el domingo de la semana pasada a un hotel en el elegante barrio Barra da Tijuca de Río de Janeiro con tres prostitutas, que resultaron ser tres travestis.

Según el futbolista, uno de los travestis quiso extorsionarlo. El travesti alega que Ronaldo le a mandó comprar drogas, hecho negado por el jugador.

“En ningún momento supe que era un travesti. Soy completamente heterosexual”, afirmó Ronaldo.

El jugador aseguró que no mantuvo relaciones sexuales en el motel y que jamás consumió drogas. “No tuve relaciones. Cuando vi que no era lo que buscaba, retiré el equipo del campo”, dijo con una tímida sonrisa.

“Traté de parar todo ahí y volver a casa. Fue allí cuando comenzó la extorsión. Quise terminar pagando lo que habíamos acordado. Dos aceptaron, pero el tercero no quiso y pidió una cantidad absurda para no ir a contarlo a los medios”, explicó.

Detalló que salió en busca de compañía luego de una discusión con su novia. “Tengo mis debilidades y ese momento fue trágico; fue la peor decisión de mi vida. Tuvo una dimensión muy grande y manchará para siempre mi vida”, aseguró.

“Para la prensa sensacionalista, esto tuvo un impacto mayor que la Copa del Mundo”, dijo Ronaldo, quien anotó los dos goles con los que Brasil venció 2-0 a Alemania en la final del Mundial de fútbol Corea-Japón 2002.