•  |
  •  |
  • END

Con todos los boletos vendidos y el Teatro Nacional Rubén Darío a reventar, se llevó a cabo por primera vez en Nicaragua la puesta en escena del Ballet Nacional de Georgia, quienes se desenvolvieron con todo el colorido de su atractivo vestuario y la majestuosidad y habilidad de sus movimientos danzarios.

Su presentación inició con la muestra de la caballerosidad del hombre georgiano, y a su vez, la fiesta matrimonial, los artesanos y los personajes importantes en la vida georgiana, conocidos por ser excelentes cantantes y bailarines.

En dos actos compuestos por 18 puestas en escena en total, demostraron su destreza en cada movimiento.

A través de piezas como “Parsta”, “Kinto”, “Samai”, “Simd”, “Zekari”, “Juta”, “Samani”, “Davluri”, “Lazuri”, por mencionar algunas; causaron sensación y sorpresa por su perfecta sincronización, muy bien ejecutados malabares y demostraciones de artes marciales, mezcladas con el folclor georgiano.

Tradicional vestuario
Al ritmo de la percusión, la flauta y dos acordeones, danzaban las damas y los caballeros luciendo hermosos trajes de ensueño dignos de una princesa y un príncipe en un baile de la realeza. Estos hermosos diseños son creación de Salomom Versaladze, diseñador de arte del Ballet Nacional de Georgia y del Ballet Bolshoi del Teatro de Moscú.

Ellas, daban la impresión que flotaban en sus hermosos vestidos que en cada movimiento se desplegaban mostrando cada detalle que les adornaba. Los bailarines, cómodos y elegantes en sus trajes de pantaloncillos ajustados, camisas sueltas al viento, botas que abrazaban hasta sus rodillas y coloridos pañuelos cubriendo sus cabezas, se notaban enérgicos y muy altivos, cautivando así al público presente que en momentos les acompañaba con las palmas.

Datos georgianos
Conformada actualmente por 36 elementos, entre artistas y producción, la compañía de Ballet Nacional de Georgia nació en 1945 a través de Llico Sukhishvili y Nina Ramishvili, una pareja de profesionales de la danza deseosos de mostrar al mundo la riqueza cultural de Georgia.

Al fallecer Llico, tres generaciones de su familia han dedicado su vida a la Compañía, manteniendo el sello que durante 63 años han llevado a través del mundo en los más importantes escenarios. Vale mencionar que luego de esta puesta en escena en Nicaragua, el Ballet se traslada a Costa Rica, pero retorna a nuestro escenario este próximo martes 13 de mayo en las instalaciones del Teatro Nacional Rubén Darío.

Miguel Molina / END

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus