•  |
  •  |
  • END

Clint Eastwood cosechó el martes la más fuerte ovación recibida hasta ahora por una película en concurso, en esta edición del Festival de Cannes. “El cambio”, mientras, al margen de la competición, una leyenda viva del fútbol, Diego Maradona, acaparaba la atención de la Croisette.

Con este drama inspirado en un caso judicial real de los años 1920, Eastwood ofreció a Angelina Jolie el mejor rol de su carrera.

“El cambio” (la productora Universal anunció en Cannes que el título “Changeling” con que el filme había sido anunciado, fue cambiado por “The exchange”) transcurre en Los Ángeles en 1928.

En un suburbio modesto de la ciudad, Christine Collins, empleada de una firma telefónica, quien cría sola a su hijo Walter, no encuentra a éste en la casa un día al volver de su trabajo. El niño ha desaparecido.

Unos meses después, la Policía le trae a un niño que afirma que es Walter, pero Christine no reconoce a su hijo y trata de convencer a las autoridades policiales de que sigan buscando.

Acusada de desequilibrada y delirante por una Policía que no quiere ver cuestionado su papel en un caso resuelto exitosamente, Christine persiste, y su tenacidad provoca la ira de un sistema policial digno de los más duros totalitarismos.

Como “Mystic river”, película con la que Clint Eastwood participó en Cannes en 2003, o “Million dollar baby”, “El cambio” se construye como una tragedia clásica en la que el destino de los personajes es empujado por fuerzas inexorables; pero en este caso pone al final una luz de esperanza.

Su personaje protagónico Christine, madre que no renuncia nunca a buscar a su hijo, tiene también la dolorosa grandeza de las heroínas de las tragedias griegas. Con él, Clint Eastwood ofrece a Angelina Jolie el que es sin duda, hasta ahora, el mejor rol de su carrera.

Narrada magistralmente, conmovedora, la película es también una denuncia tajante de la corrupción en las esferas del poder en Estados Unidos.

“Todo lo que contamos sucedió, está registrado en los archivos judiciales. Es un gran estudio sobre la tenacidad humana, la de esa madre que lucha contra toda la ciudad”, declaró Eastwood.

“El caso real fue aún más lejos, hay cosas que omitimos en la película por falta de tiempo”, recalcó el director en conferencia de prensa tras el pase de la cinta, que denuncia el internamiento arbitrario en asilos psiquiátricos de personas, por orden de la Policía y con la complicidad activa del cuerpo médico.