•  |
  •  |

En punto a las siete de la noche con cuarenta minutos salió al escenario la agrupación RBD, que fue recibida con gritos de alegría y aplausos por su miles de fanáticos que asistieron al concierto.

Vestidos con sus atuendos sencillos, pero ya clásicos, iniciaron su repertorio con temas como “Cero parecer”, “Dame”, “Money Money”, “Un poco de tu amor”, “Enséñame” y “Sálvame”, este último interpretado por Anahí, quien portando alas de ángel caminó por la pasarela del escenario, se arrodilló y lloró ante su público estremecido.

La mayoría de los asistentes eran adolescentes y niños acompañados por adultos, quienes disfrutaron de las interpretaciones de sus ídolos juveniles, a quienes les mostraron su cariño con leyendas en carteles y lanzando peluches al escenario.

Maite fue la primera que habló diciendo que estaban felices por estar en Nicaragua y señaló que lo más importante en la vida es disfrutar cada momento como si fuera la última vez.

Los integrantes de RBD se movieron con mucha agilidad durante la interpretación de sus canciones y mostraron mucha interacción con su público, que emocionado coreó sus canciones, mientras dos pantallas gigantes a cada lado del andamiaje del escenario mostró con detalle cada movimiento de los artistas en medio de juegos de luces.

La lluvia desde tempranas horas de la tarde amenazó el espectáculo que finalmente se desarrolló sin problemas, a pesar de que rayando las nueve de la noche cayó una llovizna pasajera que hizo que Dulce María se metiera mientras cantaba “No sabes”.