•  |
  •  |
  • END

AFP
La actriz brasileña, Sandra Corveloni, fue galardonada el domingo con el premio femenino de interpretación del 61º Festival de Cannes, por su papel en “Linha de Passe”, de sus compatriotas Walter Salles y Daniela Thomas.

Los dos directores recibieron el premio en nombre de la actriz, quien perdió su bebé cinco días antes de viajar a Cannes embarazada de cinco meses, según explicó Daniela Thomas.

El premio es “totalmente inesperado, porque la nuestra es una película colectiva, hecha a cuatro manos con Daniela para empezar, y un poco como ‘Rocco y sus hermanos’; habla de cinco personajes y el sexto es la ciudad de Sao Paulo”, declaró Salles a la AFP, después de la entrega de premios.

“Ver que grandes actores como Sean Penn, Jeanne Balibar o Natalie Portman, pueden subrayar esta actuación, es muy emocionante, porque nosotros sabemos quién es Sandra, una actriz que nos pareció extraordinaria desde la primera prueba”, añadió.

“Sobre todo que es diez años después del premio de interpretación para Fernanda Montenegro en ‘Central do Brasil’ (en el Festival de Berlín), y que este milagro se pueda repetir es único”, recordó emocionado.

Sandra Corveloni fue coronada por su interpretación de Cleuza, una empleada doméstica que cría sola a sus cuatro hijos, de padres diferentes, en un barrio modesto de Sao Paulo, y que espera otro hijo.

Madre y padre al mismo tiempo de los cuatro muchachos, Cleuza sostiene la casa con su trabajo de empleada doméstica y es hincha de Corinthians, como sus hijos. Su vida amorosa es evocada a través de una sola escena, pero su mirada sobre unas viejas fotos deja adivinar sus pasiones y tristezas.

Su interpretación sobria y retenida, hecha de pequeños gestos, da una gran fuerza al personaje, pese a que la película es en realidad la crónica de las dificultades, tristezas y esperanzas de los cuatro personajes masculinos.

A la actriz francesa, Jeanne Balibar, le pareció extraordinaria la actuación de Sandra Corveloni “por su fuerza y economía al mismo tiempo”, comentó Salles.

Nacida en Sao Paulo en 1965, Sandra Corveloni realizó estudios de teatro, integrando después el elenco teatral Grupo Tapa, dirigido por Eduardo Tolentino, en el cual es actriz y asistente de dirección.

En el cine, trabajó en dos cortometrajes: “Flores Impares”, de Sung Sfai, y “Amor”, de José Roberto Torero.

Walter Salles y Daniela Thomas le ofrecieron su primer papel en un largometraje, y la consagración de Cannes con “Linha de Passe”, película en que los directores vuelven a escrutar la vida de los jóvenes brasileños, tema que los reunió hace ya doce años en “Tierra Extranjera”.

“Linha de Passe” evita todos los tópicos sobre la juventud condenada a la violencia. Filmada con una cámara que refleja la urgencia, con un montaje muy nervioso de planos alternos, el filme tiene por momentos un realismo casi documental.

“La propia existencia de la película es un milagro, porque no tiene actores conocidos y también detrás de las cámaras el equipo es muy joven”, explicaron los dos directores.

Admitieron a la AFP que la terminaron a todo correr para llegar a Cannes, y no descartan retocarla. “Ahora tendremos un poco de tiempo, porque quedó lista tres horas antes de la proyección”, aseguraron entre risas.