•  |
  •  |
  • END

El príncipe Joaquín de Dinamarca, hijo menor de la reina Margarita, contrajo matrimonio en segundas nupcias con la francesa Marie Cavallier, en la iglesia de un pueblo en alborozo y ante personalidades y representantes de las Cortes escandinavas.

Miles de daneses se congregaron en las calles de Moegeltoender, agitando banderas rojiblancas bajo un sol resplandeciente, para ver a los ilustres invitados y a la familia real a su llegada a la iglesia medieval de esa localidad, en el sudoeste de Dinamarca.

Al son de las campanas, el príncipe, vestido con uniforme de gala de infantería, recibió con emoción a Marie Cavallier, quien lucía un elegante vestido de novia y una diadema que le habían regalado sus ahora suegros.

Un coro cantó en honor a los novios antes de que el obispo protestante, Erik Norman Svendsen, casara a la pareja ante sus testigos: los príncipes Nicolás, de 7 años, y Félix, de 5, fruto de la unión con su primera esposa.

Tomada de la mano de su marido, Marie Cavallier se convirtió, frente a un altar decorado con flores de lis, en la nueva princesa de Dinamarca y en la segunda francesa en entrar en la Corte Real de Dinamarca después de su suegro, el príncipe consorte Enrique.

El príncipe Joaquín, de 38 años, cuarto en la línea sucesoria al trono, se divorció en abril de 2005 de la princesa Alejandra, natural de Hong Kong, después de diez años de matrimonio.

Bajo hurras y aplausos de la muchedumbre, los recién casados salieron de la iglesia y se subieron a un Bugatti real descapotable que los trasladó al castillo de Schackenborg, la residencia del príncipe donde se celebró el banquete, al abrigo de las cámaras de televisión.

El novio conoció a Marie Cavallier, de 32 años, en Ginebra, durante 2005, donde la francesa residía con su madre y su padrastro.