•  |
  •  |
  • END

El público fue el principal protagonista la noche de ayer en el terreno de Mundo “e”, pues acompañó a Enrique Iglesias por más de una hora en los coros de cada canción que interpretó el artista español.

Poco después de las diez de la noche, un teclado y una guitarra se unieron para emocionar al público como anunciando la salida de Enrique Iglesias al escenario. La canción de fondo era Where the streets have no name de U2. Inmediatamente terminó la canción, las cortinas negras que tapaban la tarima se vinieron abajo y apareció el intérprete español acompañado de su orquesta. El primer tema del repertorio de un poco más de una hora fue Not in love. Los fanáticos no dejaban de gritar y aplaudir al artista, quien se movía de un lado a otro de la tarima y levantaba los brazos, e instaba al público a cantar los coros de sus canciones.

Le siguieron Sólo pienso en ti, Nunca te olvidaré, Rhythm divine, Bailamos y un cover de La chica de ayer de Nacha Pop y Lamento Boliviano de Enanitos Verdes , ambos en versión acústica.

Se ganó a la gente
Poco más tarde invitó al escenario a dos fans que estaban en las primeras filas. Una vez que los dos muchachos subieron, Iglesias los saludó efusivamente y preguntó sus nombres; sacó una botella y dijo: “Hay noches que nos emborrachamos, esta es una de ellas”, para luego tomarse un trago con los dos afortunados que le acompañaron en la tarima por más de diez minutos. Después de la conversación, los fans y Enrique se dispusieron a cantar “Por amarte”, y uno de los dos nicas tomó el micrófono para terminar la interpretación del tema, mientras el español se colocaba en el cuello una bandera nicaragüense que le dio otro fanático.

Continuó el repertorio con Experiencia religiosa y I will be with you. Nuevamente el artista interactuó con el público nicaragüense, cuando a la mitad de la canción Maybe se bajó de la tarima y caminó unos seis metros entre el público, donde “agarró” un celular con cámara y se tomó una foto, para regresar inmediatamente al escenario.

Dímelo anunció el final de la velada con la lluvia de confeti que cubrió más de la mitad del área de VIP Plus y el escenario. Pero contrario a lo que se pensó entre los asistentes al terreno de Mundo “e”, todavía Iglesias tenía una sorpresa bajo la manga: el artista salió a escena y llamó a una joven de 14 años para que lo acompañara.

— ¿Tienes novio?— preguntó Iglesias
— No — respondió la joven sonrojada.

— Entonces voy a ser tu novio, voy a ser tu novio por cuatro minutos— dijo el artista español.

Ella no hizo más que sonreír y ver al cantante a los ojos, mientras él le cantaba a ella, y sólo a ella, el tema Héroe. Poco después se podían ver (por la pantalla) las lágrimas que recorrían sus mejillas mientras ella juntaba sus manos como agradeciendo al cielo una plegaria cumplida. Pero el sueño realizado de la muchacha debió ser el abrazo casi interminable y más aún el beso del cantante.

La noche terminó con la canción Scape. El artista bajó del escenario, las luces se apagaron y en las dos pantallas que estaban junto a la tarima, se veía una bandera nicaragüense con la leyenda “Buenas noches”, mientras sonaba la canción “What a wonderful world”, los asistentes desalojaban el terreno de Mundo “e” y los técnicos desmontaban el escenario.


A la espera de Iglesias
Los teloneros del concierto del español fueron los nicaragüenses de “Malos Hábitos”, quienes recientemente lanzaron su disco Algo Elemental; y el argentino Axel, conocido por su canción “Amo”.

Además, antes de la salida de Enrique Iglesias, se realizó un concurso de canto entre el público para conocer al intérprete español. La ganadora fue María, quien se ganó los aplausos más fuertes con el coro de Dímelo.