•  |
  •  |
  • END

Su cara reflejaba el cansancio producido por la gira Centroamericana, en la que acompañó a Enrique Iglesias los últimos días, y un poco de debilidad física debido a un malestar que nadie podía explicar.

Pero ni el sueño ni la enfermedad impidieron que Axel, el cantautor de la canción “Amo”, de gran aceptación por el público nicaragüense, atendiera a EL NUEVO DIARIO en una entrevista exclusiva en el hotel donde estuvo el fin de semana pasado.

Todo lo contrario, a pesar de ello, el cantante argentino de 31 años, quien consiguió el honor de “Disco de oro” en su país natal con su quinta producción (“Universo”), se sentó por más de una hora con el equipo para hablar de su trayectoria y su inspiración: la inocencia de los niños.

La carrera en los espectáculos de Axel se remonta a sus veinte años, cuando trabajó como reportero en un programa musical en su país. El artista cuenta que aceptó el trabajo como una forma de hacer contacto con alguna disquera que le ayudara a conseguir su sueño de ser músico.

Casualmente, el primer artista al que entrevistó fue Julio Iglesias. Axel cuenta entre risas que no supo qué hacer, y que en respuesta a su parálisis, el español le dijo: “¿Cómo te llamas?”. El argentino le dijo su nombre y edad, e inmediatamente sintió la mano de Julio Iglesias sobre su brazo en señal de apoyo. La voz del cantante le decía: “Yo creo mucho en la juventud, tu tienes mucho futuro”; aunque Axel sabe que estas palabras fueron la mejor forma para sacarlo de en medio y entrevistarse con los periodistas.


De Axel Fernando a Axel
Cuando inició su carrera musical fue conocido como Axel Fernando, un nombre muy de “telenovela”; pero con el tiempo lo cambió por sólo Axel, porque se sentía mucho más cómodo y porque así lo llamaban todos.

Hace algunos años también participó en una novela argentina, aunque dice no ser actor sino “un cara dura”, un tipo que hace lo que le piden. Formó parte del elenco durante 25 capítulos. Ha recibido ofertas de actuación en Venezuela, Colombia y su tierra natal.


Hombre niño y de familia
Axel se confiesa enamorado de los niños, además de considerarse a sí mismo “un niño grande”. Asegura también que en las reuniones familiares prefiere estar con los pequeños, más que con sus contemporáneos.

Sus favoritos son sus cinco sobrinos. A dos de ellos incluso les escribió una canción. A Ian, de seis años, le dedica Ángel dorado de su disco Hoy y Estrellitas; la otra es una canción de cuna dedicada a Ramiro, su ahijado y último sobrino, que forma parte de Universo.


En el mismo barrio
Axel se define como un hombre común y corriente. Incluso cuenta que sigue viviendo en el mismo barrio en que nació; sigue frecuentando a los mismos amigos de la infancia e incluso sigue siendo tan crédulo e inocente como cuando era chico.